Hannibal Lecter: El origen (IV)

Print Friendly

8 Votos obtenidos¡Vótame!

.

Hannibal, El Origen Del Mal (Hannibal Rising) poster029

“Hannibal: El Origen del Mal” (2007)

Seamos realistas. Que una película sea el final de una lucrativa saga nunca pinta bien. Ya sé que últimamente tenemos los ‘Harry Potters’ y ‘Los señores de los anillos’ para refutar esto que digo, pero también es cierto que se está planeando un Spin off del mago de las gafas y ya vamos por la segunda película de El Hobbit”, demostrando que si algo da dinero, se le puede sacar pasta hasta aburrir. Esto viene a que “Hannibal: El origen del mal” (2007) es la última de una saga muy lucrativa. Por algo será y no digo más.

Hannibal Lecter es un niño que vive con su familia en el este de Europa cuando estalla la segunda guerra mundial. Huyendo de problemas irán a parar a una cabaña que supondrá el final de los padres y, cuando llega un despiadado grupo de soldados, también el de la hermana de Lecter, algo que le dejará marcado de por vida. De mayor, el joven Hannibal (Gaspard Ulliel) va a vivir a Francia con Lady Murasaki (Gong LI) viuda de su tío, y se centra en la venganza, que el joven centra quien capitaneó el grupo que mató a su hermana, Vladis Grutas (Rhys Ifans)

“Hannibal: el origen del mal” es, digámoslo ya una película fallida. Ya veníamos con el rabo entre las piernas tras la tibia acogida por el público (de la crítica no digo nada, porque de tibia no tuvo nada, ya que fue más bien gélida) de “El dragón rojo”, y tanto Dino De Laurentiis como Thomas Harris, productor y escritor de las novelas en las que se basa la saga decidieron darle una vuelta de tuerca a todo el percal. La premisa básica es que si a todos nos interesan los crímenes de Hannibal Lecter, es lógico que nos interese su origen. ¡Error! ¿Por que?, por lo mismo que no necesitábamos descubrir cuáles fueron los orígenes de Freddy Krueger en “Pesadilla en Elm Street” (1984) para fascinarnos, de Lecter tampoco lo necesitamos. Además, a pesar de ser un villano, al ponerle como víctima y no como alguien despreciable que era algo que, en el fondo, todos estábamos esperando, equivoca totalmente el sentido, no ya de la película, sino que también contradice en muchos aspectos a la saga. Pero, ¡ojo!, estos comentarios que acabo de hacer están estructurados en torno a una saga, no a una película y me debo enfrentar a “Hannibal: el origen del mal” como película independiente, no como parte de una saga y… y sigue siendo un truño, la verdad.

hannibalLa venganza es un tema recurrente desde que en la tragedia clásica Medea despachara con sangre a quien le hizo la puñeta. Desde ahí hasta la actualidad, pasando por “El conde de Montecristo” o “Cantar de Mio Cid” es, sin embargo el terror el género que más partido le ha sacado desde que Mary Wolstonecraft Shelley escribió su archipoular “Frankenstein o el moderno Prometeo”. Mucha literatura de terror y en la actualidad mucho cine (entre el que destaco al antes mencionado Freddy Krueger) se ha nutrido de la venganza. Aquí Hannibal Lecter está movido por la venganza y dado el motivo del trauma que provoca la trama, se espera un baño de sangre. Si, vemos momentos desagradables, pero sin lo insano de “El silencio de los corderos” o el desfase de “Hannibal”. La violencia aquí es plana. El momento que podría ser más desagradable, que es cuando cortan la cabeza a un pervertido bastante salido, se hace de lejos, evitando el impacto. Pero es que la película en sí es totalmente plana.

El director Peter Webber, quien venía de hacer “La joven de la perla” (2003), parecía el director reputado, pero no demasiado caro, que podría darle un nuevo impulso a Hannibal, pero la cinta protagonizada por Scarlett Johansson es una excepción en una carrera marcada por la mediocridad. Y es que la procedencia televisiva del director se hace notar al ser incapaz de ir más allá del subrayado del guión. De hecho el único plano interesante en esta película es en el que un río aparece virado a rojo intentando hacernos creer que han corrido ríos de sangre. Es la más perturbadora e interesante imagen de la película… y la única, porque el resto es de una atonía general, con un montaje hecho por un ciego, ya que hay cortes que imagino que son para aligerar minutos, pero dramáticamente absurdos y una alarmante falta de ritmo. Para rematar la película tiene un virado a sepia bastante horrible que da un tono cansino en las antípodas de lo perturbador gris de “El silencio de los corderos”, posteriormente retomado por “El dragón rojo”.

hannibal theTanto Webber como De Laurentiis quisieron darle una pátina de cine europeo de época pero las intenciones se quedaron por el camino, porque una película sobre atrocidades de guerra cuyo capítulo anterior era “El dragón rojo”, ¿qué prestigio podría tener?. Esto, por cierto, dice mucho de la doble moral crítica de muchos, ya que, a pesar de ser un film que aburre a las ovejas, de no haber formado parte de la saga, quizá hubiera sido apreciado por muchos que quieren volver a ver contadas las atrocidades de la guerra una y mil veces. Es algo que siempre encuentra un público que aplaude esto sin pensar en la calidad intrínseca del film. Y esto es una crítica a películas como “Enemigo a las puertas” (2001) o la muy sobrevalorada “El pianista” (2002) –y si hablamos de España las miles de películas sobre la guerra civil– que no escatiman en contarnos atrocidades mil veces ya vistas y por eso, al ser un tema “profundo”, ya es un film de prestigio. En fin.

Gran parte del despropósito es culpa del guión firmado por el propio Thomas Harris. De Laurentiis quería seguir haciendo caja a partir del personaje y le dijo a Harris que o escribía una historia original o lo continuaba por su cuenta, asi que Harris escribió una precuela que se carga todas las convenciones de la saga. Se nota que lo escribió a toda prisa. Rompe Harris aquí todo el esquema de la saga y transforma a los dos psicópatas y un detective en una venganza. Si, se puede decir que volvemos a tener a dos Psicópatas, Lecter y Vladis Grutas y un detective, el inspector Popil (Dominic West), pero Popil realmente pinta muy poco ya que no es más que una excusa para que Lecter cuente su historia sin aportar nada a la trama. Por cierto muy cansino el recurso de recordar una y mil veces la traumática situación del pasado. Pero me voy por las ramas. Decía que la estructura de la serie se ha perdido y es cierto, ya que Lecter era más un secundario de lujo que un protagonista y aquí es quien vertebra la historia. Lo interesante hubiera sido que Popil buscara al autor de una serie de asesinatos y que sospechara de Lecter, por ejemplo, con lo cual no tendríamos sobresaturación del personaje, algo que, como bien saben los expertos en terror, es algo que se debe evitar.

hannibal (1)Por otro lado tenemos la –burda– explicación de por qué es un asesino psicópata y cómo comió por primera vez carne humana, pero no nos explica por qué lo sigue haciendo habitualmente, ni por qué de su obsesión.

Hablamos de actores. He de mencionar al joven Gaspard Uliel quien, aunque muestra un gesto inquietante durante todo el film, al final la contención se convierte en mueca, alejándose de la aparente parsimonia del devorador que conocemos. Por otro lado en más de una ocasión anda de forma más chulesca que de la elegante con la que se desenvolvía Hopkins en su interpretación. Por lo demás, los secundarios, casi todos bueno y televisivos actores, están, sin más, ni chicha ni limoná. Además, Gon Li está desaprovechadísima, con lo estupenda actriz que es. Otra colleja más a un director que no sabe sacar nada de lo que tiene entre manos.

Y ahora, nota. Un triste 4. Suelo ver las películas de la saga ya que en su gran mayoría son estimables… todas menos esta, porque realmente me aburre. Y no sólo a mí, porque a pesar de que costó unos estimables 50 millones de dólares, recaudó unos paupérrimos 27 en EEUU y 52 en el resto del mundo. Esto son dolares de 2007, pero a 2013 hubiera costado 58 millones, hubiera recaudado 31 en EEUU y 60 en el resto del mundo. Si comparamos con “El silencio de los corderos”, que costó 20 millones en su momento, un equivalente a 33 hoy día, y viendo que en su primer fin de semana recaudó 15 millones, 25 de hoy día, vemos que en casi toda su carrera comercial hizo poco más que el primer capítulo protagonizado por Anthony Hopkins en su primer fin de semana. Viendo sus números y si echamos un vistazo a Rotten tomatoes, la web de los críticos especializados en cine, y observamos el tristísimo 15% que le da la crítica especializa, podemos decir que “Hannibal: el origen del mal” es un fracaso absoluto se mire por el lado que se mire.

Título Original: Hannibal Rising

Reparto: Gaspard Ulliel (Hannibal), Gong Li (Lady Murasaki), Rhys Ifans (Vladis Grutas), Dominic West (Inspector Popil), Kevin McKidd (Petras Kolnas), Richard Brake (Enrikas Dortlich)

Director: Peter Webber

Guión: Thomas Harris (Novela: Thomas Harris)

Productora: Co-producción República Checa, Italia, Gran Bretaña y Francia

Música: Ilan Eshkeri, Shigeru Umebayashi

Presupuesto: 50 millones de dólares (58 millones de dólares ajustados)

Taquilla: Apenas 79 millones de dólares (92 millones de dólares ajustados)

Redacción: Juan Pablo Pérez Padial

Sobre Maria José Díaz-Maroto García

Cinéfila empedernida buscando la serie perfecta. Combino mi pasión por el cine con las series y los libros. Redactora Jefe de Cine de esta gran comunidad que es Pandora Magazine y propietaria de un pequeño blog donde extiendo mi pasión por el cine, la literatura, las series y etcétera: 'Delirios, Literatura, Cómics y Películas'.