Reseña de “La magia de ser Sofía” (Bilogía Sofía 1) de Elísabet Benavent.

Sofía tiene tres amores: su gata Holly, los libros y el café de Alejandría. Sofía trabaja allí como camarera y es feliz. Sofía no tiene pareja y tampoco la busca, […]
Print Friendly

Sofía tiene tres amores: su gata Holly, los libros y el café de Alejandría.

Sofía trabaja allí como camarera y es feliz.

Sofía no tiene pareja y tampoco la busca, aunque desearía encontrar la magia.

Sofía experimenta un chispazo cuando él cruza por primera vez la puerta.

Él aparece por casualidad guiado por el aroma de las partículas de café… o tal vez por el destino…

Él se llama Héctor y está a punto de descubrir dónde reside la magia.

 

 

FICHA TÉCNICA DEL LIBRO

Autora: Elísabet Benavent

Editorial: Suma de letras

Género: Romántico

ISBN: 978-84-9129-110-7

Número de páginas: 527

 

Antes de dar comienzo con mi opinión quiero agradecer a Suma de letras el envío del ejemplar para su lectura. Muchas gracias.

Madre mía es que no sé ni por donde empezar…bueno sí, ¡Elísabet te habrás quedado a gusto!

¡Que te gusta un drama por dios! pero como soy masoquista perdida debo de admitir que a mi también. Ya que es romántica y sé que al final acabará bien…aún así… te guardo rencor, sólo un poquito…hasta que me lea “La magia de ser nosotros”. El hecho de que una lectura me mantenga absorta entre sus páginas…sufriendo, riendo, llorando y maldiciendo como una camionera…significa que me ha calado, y si esa era la intención de la autora, conmigo lo ha conseguido con creces.

Quiero tener un lugar donde refugiarme como el café Alejandría, donde poder ser yo misma y dar y recibir esa magia que nos hace brillar. Donde poder conocer a todo tipo de gente, sentir como que te encuentras en un universo paralelo donde todo el mundo se siente bien, disfruta de sus aficiones y deja parte de sí mismo en el Alejandría al igual que se llevan algo del lugar.

El Alejandría era un portal a un mundo donde a nadie le importaban las rarezas de los otros y eso me parecía lo más mágico del cosmos. Servíamos de todo: desayunos, trozos de tarta, tostas y copazos. Siempre le digo a todo el mundo que éramos la versión casera de un Starbucks, pero con más magia, más luz y… alcohol.

Los personajes principales como bien dice la sinopsis son Sofía y Héctor. Dos personas totalmente diferentes a los que el Alejandría une, para bien o para mal, pero así es.

Sofía es una mujer trabajadora, cariñosa, atenta, responsable, cabezona, insegura, con lo cual, dicha inseguridad le va a traer más de un dolor de cabeza…y que piensa que el amor no es para ella, demasiado confiada, ciega en muchas ocasiones, aunque como bien dice el dicho…no hay peor ciego que el que no quiere ver. Es pasional, entregada, consecuente con sus actos y decisiones y capea el temporal de la mejor manera que puede,pero sobre todo lo que más llama la atención de ella es la magia que desprende, de tal manera que no es perceptible para el ojo humano…brilla con luz propia. De ella debo decir que me encanta que sea una chica curvi, que gozada poder sentirme identificada con ella en el aspecto físico y no coger un complejo de tres pares de narices con el típico estereotipo de las protagonistas del 95% de las novelas.

¿A qué se dedicaría? A algo serio, como salvar vidas, a lo mejor. Quizá trabajaba en una ONG. O en una librería. Que… era un Gi-Joe a punto de salvar el mundo y yo… Catwoman. O alguien que llevara menos lycra. Él Thor y yo una científica que estudiaba el poder de su mazo. Él mi enfermero y yo la paciente cachonda. Ya vale, Sofía…

Héctor es un hombre que hace que se te desintegre la ropa interior en cero coma. Es responsable, trabajador, consecuente con la situación que vive y lo que se avecina a pesar de su reticencia, un chico inseguro, cómodo, muy apasionado, con un carácter afable, mas bien tímido, aunque cuando se suelta la melena sufre como una metamorfosis. Es ingenioso, muy emocional y no le importa mostrar su lado más vulnerable.

En esta historia la relación entre Sofía y Héctor es una vorágine de situaciones muy emotivas, muy divertidas, muy pasionales y muy dolorosas también, todo en la misma medida ya que Elísabet no hace las cosas a medias.

¿Cómo podía haber algo en el mundo como Sofía? ¿Cómo podía estar haciéndome sentir de aquella manera? Porque de pronto, como en Alicia en el País de las Maravillas, volvía a ser pequeño y ella sabía mucho más sobre el tiempo, las puertas y el Sombrerero Loco en el que me había convertido.

Los personajes secundarios no tienen desperdicio ninguno. Todos y cada uno de ellos participan de manera activa en la historia, aportando su grano de arena a la evolución de Sofía y Héctor. Personajes con carácter, frescos, divertidos, intensos, atormentados, pasionales, en definitiva, muy reales.

Entre ellos podemos encontrar a Abel, Mamen, Julio, Clara, Laura, Larisa, Fran, Lucía, Estela… y Oliver, con este último he tenido sentimientos encontrados, pero me ha gustado saber más sobre él a través de lo que nos contaba Sofía sobre sus andanzas amoriles.

Quería que todos vieran cómo nos mirábamos para que entendieran un poco mejor cómo nos sentíamos. Es duro comprobar cómo alguien que no se ha preocupado por andar en tus zapatos juzga tu camino.

La pluma de Elísabet es dinámica, temperamental, como sus personajes, muy elaborada a  la par que sencilla, sin aditivos, fresca y muy fluida.

 La manera que tiene de escribir la autora la defino como creatividad en estado puro.

Elísabet nos deleita con esa manera tan particular y tan suya de escribir. Nos da a conocer a personas reales, con sus defectos y sus virtudes, con sus filias y fobias, con esa parte tan terrenal que sólo ella sabe describir. Con sus chascarrillos, sus groserías, sus monólogos internos tan peculiares a la par que profundos que se marcan, a la magia que desprenden. 

El hambre que se siente por otra persona, el descubrimiento de la piel, la magia que hay en nuestro interior y brilla con las personas adecuadas, el dolor casi físico que provoca un desengaño o el propio amor, como vibran los cuerpos al unirse en un baile tan antiguo como el propio mundo. 

La manera tan cruda y directa, en el buen sentido, que tiene de describir a los personajes, en plan… es un perdedor, una confiada, un mantenido, un egoísta,un cobarde, una persona débil, un aprovechado, un picha brava, etc lo hace con la mayor naturalidad del mundo ya que ella es así, y supongo que todas las personas que hayan leído toda su bibliografía como yo, o alguno de sus libros, sabrá a lo que me refiero.

Las escenas de pasión van más allá del simple intercambio de fluidos, las plasma de tal manera que hace que se te pongan los vellos de punta y suspires y te remuevas inquieta, ya que te da la sensación de que estás violando la intimidad de los personajes por que lo dan TODO y cuando digo TODO es TODO.

La historia NOS la narra Sofía prácticamente en su totalidad, a excepción de algunos capítulos que NOS los narra Héctor. Sí, habéis leído bien, nos la narran a nosotros, nos comentan sus impresiones y hasta nos dan consejos y nos hacen preguntas, y es algo que me apasiona, ya que, si el hecho de estar narrado en primera persona hace que de manera consciente o inconsciente te acerque más a los personajes, esta manera de narrar es la pera limonera.

Quiero poder entrar en el Alejandría y empaparme de su ambiente, quiero las noches de cuéntame tus mierdas, quiero una maceta de lavanda, quiero un código escrito en ventanas, quiero las luces y las sombras, las paredes que cuentan cosas, el hilo rojo, las listas de Spotify para cada situación o o estado de ánimo, quiero mi Sombrerero Loco particular…quiero esa magia y más.

El libro consta de 527 páginas divididas en 49 capítulos de una extensión media y contiene un epílogo narrado por Héctor.

¿Qué podéis encontrar en esta historia?

Vais a encontrar una relación intensa pero muy tormentosa, un amor intenso a la par que imposible, miedos, desilusiones, cobardía, añoranza, desconfianzas, diversión, mucha pasión, celos, mentiras, amistad, decepciones, miedo a arriesgarse, pérdida, soledad, incomprensión, sentirte dueño o dueña de algo que realmente no te pertenece, a vivir anclados en el pasado,sentir que pasas de ser la traicionada a la que traiciona, prejuicios, injusticias y un sinfín de cosas más que hacen de este libro una lectura perfecta.

“Fuimos reales”

“La magia de ser Sofía” es en definitiva una historia maravillosamente cruda y real, con sus luces y sus sombras, con su amor y desamor, con temor y valentía, con sentimientos a flor de piel y personajes vulnerables y valientes que intentan buscar su felicidad sin dañar a nadie, fracasando estrepitosamente en el intento. Un historia que te llegará hasta el tuétano de los huesos por su profundidad, emotividad, trasfondo y la magia que desprende cada una de sus páginas.

Sin duda es una lectura que recomiendo y que se ha convertido en una de mis lecturas preferidas del 2017.


Os dejo el enlace de compra de la editorial por si os apetece haceros con un ejemplar (AQUI)

1 Votos obtenidos¡Vótame!

Sobre isa_jaramillo

Isa, mallorquina de nacimiento pero con sangre andaluza y gallega, 40 añitos, ama de casa. Lectora empedernida, me encanta dejar volar mi imaginación y expresar lo que las historias me transmiten y me hacen sentir.