Hablemos de Astrología II: los cuatro elementos

Print Friendly, PDF & Email
6 Votos obtenidos¡Vótame!

 

 

 

En el artículo anterior ya dijimos que los signos del zodiaco se dividen en cuatro elementos: fuego,  tierra, aire y agua; cada elemento corresponde al temperamento del sujeto. Hay muchos puntos en común entre personas pertenecientes a los signos de aire, por ejemplo y habrá menos diferencias entre un Aries y un Leo que entre Aries y Piscis.

 

Signos de Fuego

Son personas, activas, entusiastas, creen en lo que hacen, y necesitan estar muy motivados para poder actuar. Si dejan de estar motivados, abandonan, se hunden y sufren depresiones.

Los Aries  por ejemplo son poco flexibles y se adaptan peor que los demás signos zodiacales.

Leo es orgulloso y centrado. Como signo fijo, en la acción son sensibles a la pérdida brusca de una motivación o en lo que hacen. Suelen despreciar el fracaso y continúan como si nada hubiera ocurrido, sustituyendo su fe en la perseverancia.

Sagitario, entusiasta y con grandes deseos de triunfar, confía en su buena estrella. Tiene, como todos los signos mutables, la posibilidad de adaptarse a las circunstancias. Son muy emotivos y no se deja desalentar, como le sucede a Aries o incluso a Leo.

Los tres signos Aries, Leo y Sagitario, son de carácter colérico, pero evidentemente cada uno a su manera. Aries estalla en gritos, pero olvida rápidamente el motivo de su enfado o ira. Leo impresiona mucho a la gente con sus gestos devastadores o teatrales, y si se le hiere en su amor propio no olvida ni perdona. Sagitario tiene cóleras súbitas y violentas pero cuando se calma trata por todos los medios de hacerse perdonar.

Los tres signos de fuego están dominados por la pasión y el exceso. La pasión de Aries es ardiente pero efímera, necesita continuamente en su vida cosas nuevas, aventuras, experiencias que le estimulen y le hagan sentirse heroico.

La pasión de Leo tiene grandeza,  tiene tintes de dignidad y de nobleza. Leo tiene que acometer grandes empresas, solo eso le satisface. Tiene fe ciega en sí mismo.

Sagitario, es un fuego que deja rescoldo. Es menos llamativa la llama pero más ardiente que la de los otros dos signos. Le gusta el riesgo, traspasar los límites que se le imponen y cree ciegamente que si es generoso con la vida, ésta se lo devolverá con creces.

 

Signos de Tierra

Estos signos están ligados a la estabilidad, a la duración. Para estos nativos no hay prisas sino continuidad en el esfuerzo, sentido de permanencia, constancia, perseverancia.

Tauro camina con fuerza pero con gracia. Se toma su tiempo en todo lo que hace para vivir y actuar. Tiene mucha capacidad de trabajo, pero no permite que le agobien y necesita su tiempo para saber lo que quiere; de ahí su dificultad para decidirse o para volverse atrás una vez tomada la decisión. Tauro tiene un inmenso amor a la vida y por los placeres. Es el más sensual de los tres signos de tierra, el más artista y muy sensible a la belleza.

Virgo, es más ambiguo en sus relaciones con el tiempo, ya que le rige Mercurio. Actúa mas rápidamente tanto en sus decisiones  y en su misma sensibilidad.  Es paciente, es concienzudo y minucioso, sin prisas y suele alcanzar resultados sorprendentes.

Los Capricornio (regido por Saturno, dios del tiempo) suelen estar desfasados en relación con el tiempo, con el instante. Se dan cuenta de las cosas una vez que les ha ocurrido, reaccionando tardía pero intensamente. Asimilan más lentamente pero mucho más a fondo que los otros signos. Son trabajadores y constantes.

Todos los signos de tierra mejoran con la edad , ya que necesitan tomar conciencia de sí mismos y evolucionar. Tienen en común el amor a su elemento, les tranquiliza, les proporciona bienestar. La tierra es lo duradero, lo perpetuo y proporciona riqueza. Son realistas y sedentarios, suelen tener los pies en la tierra.

Tauro sabe organizarse muy bien para obtener lo que desea. Virgo es metódico y muy ordenado. Capricornio es muy realista, rechaza las ilusiones; su forma de ser concreto consiste en ser muy lúcido y pone su pensamiento al servicio de sus anhelos.

Los tres signos son pacientes. Tauro, signo fijo, tiene un gran amor a la naturaleza y a la vida. Virgo, signo mutable, paciente, adaptable y prudente, no deja nada al azar, tiene siempre respuesta para todo. Capricornio, signo cardinal, goza de sabiduría y serenidad. Siempre marca distancia entre él y lo que desea. Ama la fuerza y no se permite ser débil, se autodisciplina.

 

Signos de Aire

Son lo signos mas inteligentes del zodiaco, poseen una capacidad razonadora y conceptual. Dan mucha importancia a la comunicación con los demás y a la relación afectiva.

Los signos de aire son: Géminis, Libra y Acuario.

Géminis, signo mutable, regido por Mercurio. Inteligente, perspicaz, signo ambiguo y joven. Vive el instante, no piensa en el pasado y se niega a proyectarse en el futuro; vive en el presente, el momento. Los signos de aire carecen de lazos estables.

Libra está regido por Venus. Afectividad rica y mayor rigor. Implica compromiso, asociación. Sienten deseos de establecer vínculos, es un signo que está fuertemente influido por la afectividad, y regido por Venus, planeta del amor. Tiene un gran encanto y es muy diestro en transmitir y limar asperezas.

Acuario, signo fijo, regido por Urano. Representa el paso al conocimiento, al saber, son inteligentes, al servicio de la colectividad. Acuario está proyectado hacia el porvenir, está adelantado a su tiempo. Es el signo de los grandes cambios. Muy independiente y le es imposible comprometerse a una aventura sin futuro.

Son signos de comunicación, por lo que no pueden vivir sin comunicarse con los demás, tienen un don natural para empatizar y son hábiles intermediarios.

 

Signos de Agua

Representa el inconsciente. Todo es emoción, sensación, percepción. Estos signos son como esponjas que absorben todo.

Cáncer, regido por la Luna. Profundamente unido a la infancia, le cuesta desprenderse del vínculo materno. Tienen mucha vida interior  y trata de construir un mundo que se parezca lo más posible al paraíso perdido. La luna rige este signo, es a la vez imagen de la madre, la del sueño y de las fantasías nocturnas.

Escorpio, regido por Plutón. Escorpio vive de su inconsciente y de él extrae su energía, que tiene doble cara, un mundo turbio de los sentidos y una inagotable fuente de creación y de energía a la que llamamos libido. En el inconsciente de Escorpio anidan la fascinación y el temor a lo desconocido.

Piscis, es signo mudable, regido por Neptuno. En este caso no podemos hablar de fuentes, ríos, estanques o pozos, tenemos que hablar de océanos y mares. Es la vuelta al inconsciente arcaico. Es sumamente intuitivo, viven en su mundo interior. Antes que pensar, el nativo de Piscis siente. Neptuno es el dios del mar, este signo no admite límites, ni contención, y es casi imposible de definir, ya que adopta toda las formas, todas las apariencias, es el misterio mismo.

Como hemos visto, el fuego nos ha dado la clave de su dinamismo, de su voluntad, la tierra su encarnación, su realización, el Aire su inteligencia, su comunicación y el Agua su universo psíquico sensible.

En el próximo artículo veremos la caracterología de todos los signos del zodiaco.

 

Sobre Maria Jesús Diezhandino