Juicio por el accidente del Canal del Pisuerga en el que fallecieron seis personas en agosto de 2012

Print Friendly, PDF & Email

1 Votos obtenidos¡Vótame!

Monolito en memoria de los seis fallecidos en el accidente.

Monolito en memoria de los seis fallecidos en el accidente.

Esta mañana se ha celebrado en Palencia el juicio por el accidente que se produjo el día 11 de agosto de 2012, que costó la vida a seis personas al caer el vehículo en el que viajaban al Canal del Pisuerga. Marga Arroyo, madre de Ibai, uno de los menores que fallecieron en ese accidente, ha declarado hoy como testigo, junto con su hermana Leire y su prima Amaia, únicas testigos del accidente.

El proceso es fruto de una demanda de responsabilidad patrimonial interpuesta el pasado día 29 de julio de 2014 por Xabier Lanz, marido de Marta, la mujer que conducía el vehículo Touran acondicionado para 7 personas que se precipitó al Canal, y padre de la menor Irati, ambas fallecidas en el accidente. La reclamación se dirige contra la Diputación de Palencia como titular de la vía en la que se produjo el accidente. Se fundamenta en la falta de mantenimiento de: la carretera, la señalización, el balizamiento y los sistemas de contención. Marga nos ha manifestado esta mañana:

«Ha sido duro. Estas situaciones son difíciles».

La motivación que guía a Marga no es económica, y así lo ha manifestado en numerosas ocasiones, sino esclarecer que la causa del accidente fue la falta de señalización y mantenimiento adecuado de la carretera, por lo que solicita que se declare la relación causa-efecto ambos y la consiguiente responsabilidad de la Administración.

En el Informe Técnico de reconstrucción del accidente y cálculo de velocidad, elaborado por la empresa Itrasa, especializada en la investigación técnica y reconstrucción de accidentes perteneciente a la Asociación Española de Investigadores de Accidentes de Tráfico, que sustenta la reclamación, se expone que la causa del accidente fueron las deficiencias que presentaba la vía en el momento del accidente:

Manifestación celebrada en el segundo aniversario del accidente.

Manifestación celebrada en el segundo aniversario del accidente.

 – señalización horizontal prácticamente inexistente: las marcas viales de la calzada estaban borradas por falta de mantenimiento de los bordes de la misma.

 – señales verticales antiguas (habían sobrepasado con creces su vida útil), desgastadas, con falta de retro-reflectancia

 – incoherencia en la señalización vertical:  la limitación de velocidad en un sentido era de 30 km/h mientras que en sentido contrario era de 50 km/h.

 – barandilla no homologada: carecía de certificado CE, no estaba normalizada como sistema de retención para vehículos y tenía un sistema de sujeción o anclaje mediante tornillos a la zona de protección de piedra del puente, que contravenía el sistema requerido por la normativa de construcción de carreteras en vigor.  Todo ello provocaba que la capacidad de retención de la barandilla fuera prácticamente nula, pese a que, según la normativa, el riesgo de esta zona está tipificado como grave, precisando un nivel de contención alto, debido a posibles caídas a ríos, embalses, corrientes de agua, barrancos o zanjas.

El accidente se produjo sobre sobre las 4:45 horas del día 11 de agosto de 2012, a la altura de la esclusa número 13 del Canal de Castilla, en el puente de acceso a la localidad de Naveros del Pisuerga (Palencia), el vehículo en el que viajaba Ibai en compañía de tres mujeres y otros dos menores, se salió de la vía, cruzó el guardarraíl y cayó al río.  Los seis ocupantes del vehículo, regresaban de las fiestas patronales de la localidad de San Llorente de la Vega (Burgos).  La madre de Ibai, circulaba detrás del vehículo, fue testigo del accidente, y se arrojó al canal para tratar de salvar la vida a su hijo. En ese mismo lugar, desde el año 1973, han fallecido catorce personas.

Marga Arroyo, madre de Ibai, decidió entonces crear la página web “www.ibaisiguetucamino.com”. Un blog en el que reivindica el arreglo de todos los canales, para que accidentes como el que costó la vida a su hijo y a otras cinco personas, no vuelvan a repetirse.

Sobre Begoña Rodríguez