“Simulacro”, de Rafael Suárez Plácido

Print Friendly
6 Votos obtenidos¡Vótame!

 

 

Título: Simulacro

Autor: Rafael Suárez Plácido

Editorial: Ediciones de la Isla de Siltolá

Colección TIERRA, nº 2 (Poesía)

Páginas: 116

ISBN: 978 – 84 – 15593 – 44 – 7

PVP: 9€

Puedes comprarlo aquí

Os traemos el número dos de la colección Tierra, de Ediciones de la Isla de Siltolá. De nuevo su portada con colores nos augura una gran obra en un pequeño formato, perfecto para llevártela a donde quieras. Una pequeña nueva obra de arte que acaba de ver la luz.

“Simulacros” es una amalgama de momentos pasados, de pensamientos breves y de un presente plagado de recuerdos. Vemos cómo la inocencia del inicio de la vida se va difuminando y desapareciendo con el paso de los años y de lo vivido.

Aquellas escenas de la infancia (“…las luces apagadas / alumbrados con una linterna / leyendo tebeos / tumbados en el suelo…”) quedan interrumpidas para siempre (“Ya no es posible / mirar el mar salvaje / con inocencia”) y de golpe, como siempre sucede, crecemos y maduramos: “Hasta los treinta años, ya pasados, / ni supe de la muerte, / ni supe de personas que ya habían muerto / y, de golpe, llegó la enfermedad / de mi padre. La vida comenzó / a ser distinta. Vivir o morir”. En la vida todo tiene un principio y un fin y, a veces, es un cambio doloroso.

Viajes que dejan una marca en el alma de por vida, llena de recuerdos que marcan más adelante a la hora de escribir estos poemas. Portugal, Venecia, Las Palmas, Japón, Ámsterdam, Marrakech… lugares que forjaron los recuerdos que su autor desnuda ante nosotros en este poemario.

Y es que, como el autor nos explica, la vida es solamente un simulacro, que si no existiera, solamente habría silencio. Un silencio que solamente encuentra consuelo y voz en la poesía.

Rafael Suárez Plácido (Sevilla, 1965) ha compartido gran parte de su vida entre el verano grancanario y la primavera sevillana; entre la playa de San Lorenzo, en Gijón, y la sierra de Huelva. Licenciado en Filología Hispánica, actualmente da clases en un instituto de Secundaria, en Sevilla. Ha publicado el poemario El descubrimiento del Bósforo (Diputación de Huelva, 2008) y algunos poemas y relatos suyos aparecen en revistas y antologías. Ha publicado artículos y reseñas en prensa diaria y en revistas culturales. Actualmente colabora en el diario El Correo de Andalucía, de Sevilla, en las revistas Clarín, de Oviedo, Turia, de Teruel, Cuadernos del Matemático, de Madrid, y Beta, de Córdoba, y en las revistas digitales Clarín digital, Estado Crítico, Tinta China, Papel-literario  y Literarias. Codirige la revista digital Hwebra.

Os adjuntamos una entrevista que el autor ha sido tan amable de concedernos:

Pandora Magazine: Al leer su poemario, nos damos cuenta del simulacro que es la vida, pero, ¿qué connotaciones tiene para usted la palabra “simulacro”?

Rafael Suárez Plácido: La connotación inmediata es Simulacro es igual a Mentira. No es así o no, al menos, exactamente, porque el Simulacro se ha integrado en las vidas de manera tal que si admitiéramos que es Mentira, tendríamos que decir que no vivimos, sino que mentimos, engañamos o actuamos. No dudo de que en ocasiones sea así, incluso muy a menudo en algunos ámbitos importantes de la vida. Estoy pensando, por ejemplo, en la Política. Pero llego a mucho más: el Amor es un Simulacro. Cada uno sabe lo que tiene que hacer o decir, lo que tiene que sentir, lo que es admisible y lo que no, lo que nos puede o nos debe molestar y lo que significa romper una relación. La Cultura es básicamente también resultado de ese Simulacro. El tratamiento de la Información también lo sería. Realmente, se me ocurren pocas cosas que estén fuera de ese Simulacro. Internet lo favorece más aun. Espero que esté respondida la pregunta. De no ser así, estoy dispuesto a seguir explicándome. Es un tema confuso, desde luego.

PM: Después de haber conocido tantos lugares, ¿nos podría decir uno en el que le gustaría vivir y por qué?

RSP: De los lugares conocidos que no tengo claro que sean “tantos” me quedo con Sevilla y con las islas Canarias. Difícil decantarme entre la ciudad de Las Palmas, o la isla de Tenerife, o la de La Palma. La Palma quizás sería el lugar elegido. De los lugares que no conozco porque aún no he estado allí, me quedaría con Japón. Veo con mucho agrado  que a ustedes también les interesa la cultura japonesa. Es una de mis debilidades.

PM: Los recuerdos, ¿una fuente inagotable de inspiración para el poeta?

RSP: Desde luego, todo de lo que hablo en el libro es, de una manera absoluta o quizás algo menos, verdad. Tendría que enlazar esta respuesta con la idea ya mencionada del Simulacro que es tanta verdad como lo vivido.

PM: ¿Nos podría decir un poeta al que admire o le sirva de inspiración?

RSP: Claro que sí. En el Epílogo del libro escribo que todo él es resultado de un diálogo con la poesía del asturiano José Luis Piquero, con su poesía y con su persona. Otros poetas que siempre han estado presentes son Rilke, Eliot, Pound, Cernuda, Sexton, Herbert. La lista podría ser interminable.

PM: ¿Tiene ahora mismo en mente algún otro proyecto?

RSP: Desde que se inició el proceso de publicación de Simulacro no he escrito ni un solo verso. Aun así, los cinco últimos poemas, que en el libro están agrupados con el título Raquel, son los cinco primeros poemas de otro libro que ya está terminado, un libro que quizá sea impublicable.

PM: ¿Tiene algún poema que haya escrito al que tenga un especial cariño?

RSP: La mayor parte de los poemas a los que les tengo más cariño no los he escrito yo. Es una injusticia, pero se les ocurrieron a otros antes que a mí. Aun así, tengo cierto cariño por el poema segundo de la serie Raquel. De alguna manera ilustra especialmente el motivo del título.

Muchas gracias por todo, Rafael, esperamos volver a tenerte por Pandora muy pronto.

Redacción: Beatriz Ibán Diezhandino

Sobre pandoramgzn