Reseña: Megan Hart – Último destino: placer

  Autor/a: Megan Hart Título: Último destino: placer Título original: Flying Género: Erótico Editorial: HarperCollins Ibérica Sello: Harlequin Ibérica Fecha de publicación: 03-2017 ISBN: 9788468793146 Páginas: 380 Precio papel: 7,95€ […]
Print Friendly

0 Votos obtenidos¡Vótame!

 

Autor/a: Megan Hart
Título: Último destino: placer
Título original: Flying
Género: Erótico
Editorial: HarperCollins Ibérica
Sello: Harlequin Ibérica
Fecha de publicación: 03-2017
ISBN: 9788468793146
Páginas: 380
Precio papel: 7,95€
Precio ebook: 5,99€

 

 

De vez en cuando, Stella compraba un billete de avión para dejar su vida atrás. Su casa era un lugar con demasiados recuerdos, y marcharse era la mejor distracción para ella.

En cuanto llegaba a su destino, iba al bar del aeropuerto, pedía una copa y esperaba a que apareciera el tipo idóneo. Un hombre de negocios aburrido, un mochilero, un mozo de equipajes que acabara de terminar su turno. Y, si le apetecía tener una aventura sin compromisos, era perfecto. En cada una de aquellas ocasiones, esa aventura resultaba ser una emocionante huida de la realidad que le daba a la palabra «escala» un nuevo significado.

Cuando un fin de semana conoció en Chicago al enigmático Matthew, se encontró con unas fuertes turbulencias. Matthew tenía algo que le dio a entender que ella no era la única que estaba huyendo del pasado. La conexión fue explosiva y, por primera vez, a Stella no le bastó con un solo encuentro. Sin embargo, el hecho de volver y encontrarse a aquel hombre espectacular esperándola fue la parte más fácil. Enfrentarse al motivo por el que estaba allí era otra cuestión muy diferente…

 ~~~~~~

  

Stella, es una mujer de 40 años, trabaja en una empresa que se dedica al retoque fotográfico. Está divorciada, tiene un hijo adolescente, Tristan. Los fines de semana que su hijo pasa con su padre, Stella deja de ser ella misma para convertirse en otra mujer. Una mujer que se dedica a volar, a ir a los bares de los aeropuertos de ciudades extrañas y tener encuentros de una sola noche con desconocidos. En esos encuentros ella solo busca una cosa, sentirse deseada y amada por un solo instante.

«Había empezado a llevar prendas de seda y satén para sí misma. Cuando se pone algo bonito, aunque sea debajo de sus vaqueros más desgastados o de una camiseta común y corriente, recuerda que su cuerpo sigue funcionando. Ella respira, se ríe y suspira. Tiene orgasmos.

Está viva.»

Os hablaría de los hombres que conoce, pero son tantos… así que me voy a centrar en los importantes en su vida.

Tristan, su hijo de 16 años, está en esa edad en la que el hijo ya no necesita tanto a su madre y pasan de ser niños a desconocidos que solo gruñen y se relacionan con los adultos muy de vez en cuando. Stella tiene que lidiar con él para ponerle los límites que su padre no le pone.

Jeff, su exmarido, con el que tiene una relación tensa llena de desencuentros, la mayoría a causa de las diferentes formas de entender lo que es mejor para su hijo.

Craig, es uno de los hombres del pasado de Stella, lo conoció en un bar donde iba almorzar habitualmente, durante días se vieron y conversaron hasta que las cosas fueron subiendo de intensidad, hasta que en un momento dado pierden el contacto. Craig volverá a aparecer en el presente para remover el pasado.

Matthew, divorciado y con dos hijas. Lo conoce en un bar del aeropuerto de Chicago durante una tormenta en la que los vuelos de ambos quedan cancelados. Después de una noche explosiva, que quedará en el recuerdo de ambos, volverán a reencontrarse. Matthew es el único hombre al que Stella le dice su verdadero nombre y con el que se abre y al que le cuenta su pasado y sus más profundos secretos. Él, por su parte, también tiene su historia.

La autora nos trae una historia en tercera persona narrada por un narrador omnisciente. El narrador nos inicia en un viaje por la vida de Stella intercalando, durante la narración, momentos de su presente y su pasado para contarnos su historia. Durante la historia se van alternando la narración de los encuentros de Stella con los desconocidos anónimos que encuentra en los bares de los aeropuertos y su vida diaria.

No vais a encontrar una historia romántica al uso en la que todo es de color de rosa, como es habitual en las obras de la autora (al menos en las que yo he leído hasta el momento), nos trae una historia llena de drama, con unos personajes complejos con un pasado a cuestas del que todavía arrastran cicatrices y traumas que aún no han superado. Una historia que se cocina a fuego lento, hasta entrar en ebullición. Al ser de género erótico, vais a poder encontrar abundantes escenas de sexo bastante explícitas, pero que no me han resultado ni excesivas ni vulgares.

«—Aunque estés en medio de lo peor que te ha ocurrido en la vida, aunque creas que no puedes soportarlo ni un minuto más, o aunque estés tratando con el idiota más incompetente del mundo… Bueno —dijo, y tuvo que carraspear otra vez debido a la emoción—. Eso no es excusa para comportarse así. Porque, cuando lo haces, dejas que todos tus miedos se conviertan en realidad.»

Personalmente, y como siempre me pasa con esta autora, los primeros 10 capítulos me han resultado demasiado lentos, quizá por el tipo de narración a la que no estoy acostumbrada, me costaba ubicarme en el marco temporal de la historia, a veces no sabía si estábamos en el presente o en el pasado y me ha costado engancharme al libro. Pero a partir de esos 10 primeros capítulos la historia ha ido in crescendo, hasta atraparme totalmente.

Una historia que habla de deseo, del deseo de no estar solos, del deseo de sentirse amados, y de la imposibilidad de superar ciertas cosas aunque lo intentemos.

Sobre Merche

Soy una lectora voraz, me encanta leer, sobre todo romántica-erótica y todos sus subgéneros. Puedo llegar a ser una lectora infiel, con varias lecturas empezadas al mismo tiempo. No soy crítica ni experta literaria, ni pretendo serlo, solo aporto mi humilde opinión personal sobre los libros que leo. Espero que os guste. ;)