Reseña: Laura Norton – Ante todo, mucho karma

Autor/a: Laura Norton Título: Ante todo, mucho karma Género: Comedia Romántica Editorial: Planeta Sello: Espasa Fecha de publicación: 10-01-2017 ISBN: 978-84-670-4776-9 Páginas: 400 Precio papel: 19,90€ Precio ebook: 12,99€ Cómpralo […]
Print Friendly

0 Votos obtenidos¡Vótame!

Autor/a: Laura Norton
Título: Ante todo, mucho karma
Género: Comedia Romántica
Editorial: Planeta
Sello: Espasa
Fecha de publicación: 10-01-2017
ISBN: 978-84-670-4776-9
Páginas: 400
Precio papel: 19,90€
Precio ebook: 12,99€

Si creías que con No culpes al karma… te habías reído todo lo que había que reírse, estás muy pero que muy equivocado…

Si creías que después de volver con Aarón, Sara, nuestra Sara, iba a alcanzar la paz y la serenidad, es que no la conoces… ni a ella, ni al p… karma.

Al comienzo de esta novela, Sara se encuentra justo al principio de su cuento de hadas: un trabajo apasionante, un esposo apasionado y un hijo de anuncio. Pero a pesar de esta mano ganadora, ¿es feliz? Pregunta retórica donde las haya: si no tiene motivos para torturarse, Sara los buscará hasta debajo de las piedras, y los encontrará, ¡vaya si los encontrará!

 

¡¡Hola chic@s!! 

Hoy os voy a hablar de la secuela de No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas, un libro que me gustó mucho y me hizo descubrir a su autora. 😀😘

Os aviso, al ser una secuela podría haber SPOILER del libro anterior, así que dejo al criterio de cada uno si lee la reseña o no.

Empezamos mal, cosa que me ha puesto muy triste y me ha picado a querer saber enseguida que es lo que ha pasado y por qué. Y es que en el anterior libro dejamos Sara y Aarón, juntos y felices, y tras varios meses de esa felicidad, Sara y Aarón han tenido un niño, Guillermo.

Pues han pasado varios meses y la relación se ha roto. Sara nos irá contando en retrospectiva, como ha sido su relación con Aarón desde el momento en que deciden tener un hijo, hasta el presente.

«Y empecemos por ese momento perfecto para que así pueda regodearme más en la caída, para que todo duela más, porque me lo merezco, por pava, por obtusa y por gilipollas.»

Pues eso, retrocedamos el reloj, para ver a una Sara y un Aarón felices, disfrutando de su relación y de su éxito laboral, a ambos les van bien las cosas, están en un momento muy dulce, aunque Sara, que es muy Sara, y si no tiene una película ella solita se la monta, teme que no dure mucho. Las cosas se empiezan a torcer en el momento en que Aarón le proponer ser padres. Ella no está segura, sabe que para ninguno es un buen momento, mucho menos para ella, pues sus compromisos laborales la van a tener muy ocupada, pero a pesar de eso, y como no le puede negar nada a Aarón, aunque su cabeza le dice una cosa, por su boca sale otra y le dice que sí, y en un plis-plas estarán embarazados.

Nos encontramos otra vez con una narración en primera persona, Sara que no ha cambiado nada, sigue siendo impulsiva, con un carácter volcánico que explotará a la mínima de cambio, y con una imaginación desbordante (sus conversaciones con una Inma imaginaria son impagables). Las inseguridades de Sara harán mella en la relación hasta asfixiarla. Y es que Sara lo tiene todo, pero no es feliz. En el personaje de Sara encuentro una envidia subyacente hacia su hermana que no es normal, y que explotará en los momentos menos adecuados. Vale que Lu a veces se lo busca, pero es que la manera que tiene Sara de perder los papeles con ella no es normal. Y ahí tendrá otro frente abierto, porque al igual que un castillo de naipes, una vez que una cosa empieza a caer, cae todo, familia, trabajo, amigos, por todos lados y por culpa de ella misma, como reconoce desde el príncipio, toda su vida se vendrá abajo. Sara sigue haciendose la película de su vida en su cabeza, y cuando la realidad no se corresponde con lo que había imaginado, ella no sabe adaptarse y sobrellevarlo. Ser mamá no es lo que ella esperaba y el miedo a nos ser lo bastante buena como madre, como pareja, en el trabajo, sumado a tener que abandonar la casa de su abuela en Malasaña, será el caldo de cultivo que hará que Sara llegue a tocar fondo.

En momentos he llegado a sentir vergüenza ajena por Sara. Aunque la pobre se ha vuelto totalmente loca en este libro, pero no «¡ay que loca está que divertido!», no, loca de necesitar ayuda psicológica como mínimo, aún así hay algo que me gusta mucho de ella, es una luchadora, a pesar de lo mal que se ponen las cosas no se rinde, e intenta luchar hasta su último aliento.

Al igual que No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas, es una comedia romántica con situaciones de enredo y que te hará vivir una montaña rusa de emociones con momentos muy divertidos,  y otros un poco más tristes que harán que, pasemos de reírnos con Sara, a querer darle un buen cachete a ver si espabila, a tenerle muchísima pena. Sara tendrá que lidiar con una maternidad que no es lo que ella esperaba, con el sentimiento de rechazo hacia su pareja, con una madre algo loca que no acepta el ser abuela y las relaciones sentimentales de su hermana que no le serán del todo indiferentes a Sara. El pobre Aarón es el que más pena me ha dado de toda esta historia, pues tiene una paciencia infinita que Sara sabe como acabar colmando. El chico es un dulce, y ella la verdad no lo valora como se merece. Los padres de Sara, en especial su madre, nos harán vivir momentos desternillantes, con burka con plumas incluido… También volveremos a reencontrarnos con personajes del anterior libro, Roberto, Chusa, Inma, David, Eric, Ismael, alguno de los cuales tendrá un papel importante en la trama de este libro.

Es un libro con una lectura amena y ligera, con situaciones muy divertidas llevadas al extremo, lleno de emociones y sentimientos que Laura ha sabido transmitir de manera magistral. Laura nos deja con un final ligeramente abierto, no sé si lo hace para dejar a la imaginación el futuro de los personajes o porque tiene previsto continuar la historia más adelante, al menos eso espero, no me importaría lidiar con el karma una vez más.

Sobre Merche

Soy una lectora voraz, me encanta leer, sobre todo romántica-erótica y todos sus subgéneros. Puedo llegar a ser una lectora infiel, con varias lecturas empezadas al mismo tiempo. No soy crítica ni experta literaria, ni pretendo serlo, solo aporto mi humilde opinión personal sobre los libros que leo. Espero que os guste. ;)