Nuria C. Botey. Entrevista y nuevo libro: Vosotros justificáis mi existencia

Print Friendly, PDF & Email
9 Votos obtenidos¡Vótame!

 

Esta semana nos visita una autora de terror fosco y fantasía oscura, con una extensa trayectoria en la que también ha tocado el género erótico y la narrativa infantil. Estrena libro “Vosotros justificáis mi existencia” (Saco de Huesos, 2012) y se trata de la madrileña Nuria C. Botey (1977), doctora en Psicología, miembro de la Tertulia Madrileña de literatura Fantástica y de la Asociación Española de Escritores de Terror (Nocte)

Con dos incursiones en la novela bajo el seudónimo Pablo Castro: Hollywood life (Odisea, 2008) y Los chicos de la Costa Azul (Odisea, 2007). Además de una extensa producción de relatos cortos publicados en diferentes antologías y en revistas digitales.

Pero vamos a ir con la interesante entrevista que le hemos realizado, en la que Nuria nos habla de libros, de su experiencia literaria y de, como no, su nuevo libro Vosotros justificáis me existencia, que recopila algunos de sus relatos ganadores en certámenes y publicados anteriormente junto con otros inéditos:

 

Pandora Magazine: ¿Qué te llevó a escribir terror?

Nuria: ¡Pues empieza fuerte la entrevista, Lydia, porque es una pregunta bien complicada! Supongo que influyen muchos factores. Por ejemplo, suelo inspirarme en sucesos de la vida real (las noticias del día, una estrofa de una canción, un hecho aparentemente casual, una conversación robada en el autobús) y hoy por hoy la vida tiende a dar más miedo que otra cosa. Por supuesto, también la forma de ser del autor tiene un peso determinante en lo que escribe. No creo ser una persona “ceniza”, pero es verdad que tampoco peco de optimista, así que me resulta más fluido escribir historias  inquietantes, o que dejen al menos un poso de malestar. En realidad, no puedo decir que haya nada concreto que me llevara a escribir terror. De hecho, ni siquiera sé si escribo terror propiamente dicho. Yo escucho o veo algo que me llama la atención y me hago preguntas sobre ello. ¿Y si esas dos personas que discuten por un golpe de tráfico comenzaran de pronto a golpearse hasta la muerte? ¿Y si la casa de esa chica que se queja en la floristería de que se le mueren las plantas estuviera maldita? Imagino los personajes, construyo el argumento… Y me dejo llevar.

PM: Fuiste la primera mujer en ganar el “XII Premio Internacional Pablo Rido de Relato Fantástico” en el año 2003 con tu relato Dancing with an angel. ¿Cómo recuerdas aquel momento?

Nuria: Fui la primera… Y me he convertido en la única, ya que el Rido se cerró definitivamente tras la convocatoria de 2008 sin que ninguna otra mujer volviera a ganarlo, aunque sí hubo más finalistas femeninas en ediciones posteriores a la de “Dancing with an angel”.

Lo cierto es que mi vivencia del momento del premio en sí fue bastante surrealista. Piensa que me presenté al certámen en 2003. Diez años antes había ganado un concurso nacional convocado por la editorial Alfaguara y desde entonces no había vuelto a sonar la flauta. Cuando encontré las bases del Rido navegando por internet, yo estaba completamente desconectada del panorama fantástico español, así que no era capaz de valorar toda la importancia que tenía el premio. Mandé un cuento sin saber qué era ni quiénes componían la Tertulia Madrileña de Literatura Fantástica. En realidad, me hizo gracia la idea de que el premio fueran 666€, una estatuílla y la publicación del relato ganador, no te voy a engañar. Sin embargo, a día de hoy tengo muy claro que si el premio “Los nuevos de Alfaguara” me animó a escribir de forma más o menos seria, el Pablo Rido significó mi entrada en el género, la posibilidad de acceder a soportes regulares de publicación fantástica en castellano como Axxón o Artifex y el movimiento asociacionista literario español. En cierto modo, podría decir que fue el inicio de mi carrera como autora profesional.

PM: Dentro de tu extensa obra entre antologías en solitario y compartidas, has publicado dos novelas bajo el seudónimo Pablo Castro: Hollywood Life (Odisea Editorial, 2008) y Los chicos de la Costa Azul (Odisea Editorial, 2007). ¿Por qué decidiste utilizar seudónimo?

Nuria: Jeje, esta es la pregunta del millón y se merece una respuesta un pelín extensa.

Todo empezó cuando desde Odisea me dijeron que estaban interesados en publicar los textos que les había remitido. Como sabes, ambas novelas tienen una temática homoerótica gay y se iban a publicar en una editorial especializada en literatura LGTB. Es decir, el lector potencial era un varón homosexual… Y yo me planteé qué podría pensar alguien que va a una librería a buscar una historia de chicos y se encuentra con una novela escrita por una mujer completamente desconocida. ¿No sería lógico que cogiera el libro preguntándose “a ver qué me va a contar ésta”? Es decir, la autora destacaría sobre el libro… Y yo no quería eso. Quería que el lector evaluara mis novelas por los mismos criterios que las de cualquier otro: título, portada y contraportada. Por ese motivo tampoco quise recurrir al viejo truco de poner mis iniciales. A mí las iniciales me transmiten la sensación de que el autor se está escondiendo y ya te he dicho que esa no era mi intención. Yo pretendía pasar desapercibida, de ahí que escogiera un nombre tan común como “Pablo Castro” (Castro por el barrio gay de San Francisco, Pablo porque estaba leyendo “Brooklyn Follies” de Paul Auster cuando me aceptaron el manuscrito de “Los chicos de la Costa Azul” en la editorial), con la intención de no condicionar previamente al lector.

Por supuesto, si alguien quiere saber quién es Pablo Castro, lo tiene bien fácil. He ido tres años consecutivos a firmar a la Feria del Libro de Madrid, he respondido a entrevistas radiofónicas y por escrito y basta con buscar en Google para encontrar a Nuria C. Botey  como autora de ambas novelas, que también están reseñadas en mi página web (www.nuriacbotey.es). Vamos, que no hay trampa ni cartón. Estoy tan orgullosa de mi incursión en la narrativa homoerótica como del terror o los cuentos infantiles que también he publicado en algunas antologías benéficas.

PM: Dinos, de todos los relatos que has escrito, cuáles son tus favoritos y por qué.

Nuria: Argg, no seas cruel, Lydia, que eso es como pedirle a una madre que diga a cuál de sus hijos quiere más… Pero me voy a mojar un poquito, por ser tú.

El caso es que he escrito muchos cuentos en mi vida (para que te hagas una idea, desde 2010 hasta ahora he publicado más de una docena, además de un par de antologías), así que es muy difícil escoger unos pocos. ¡Y eso sin contar los que están en fase de redacción! En fin, por no dar más rodeos, me voy a centrar en los que componen “Vosotros justificáis mi existencia” para destacar tres: “Una auténtica pena”, “Dancing with an angel” y “La evolución de las especies”.

“Una auténtica pena” es el relato con el que gané mi primer concurso, “Los Nuevos de Alfaguara”. Me animó a presentarme mi profesora de Literatura del colegio, lo escribí casi de un tirón sentada en la terraza de casa de mis padres… Y estuve a punto de desmayarme cuando meses después de llamaron de la editorial para decirme que había sido una de los diez premiados. Ten en cuenta que acababa de cumplir los dieciséis cuando se celebró el acto de entrega en la sede de la SGAE, que estaba en un palacete modernista impresionante. Cien mil pesetas (sí, sí, pesetas), una pluma chapada en oro blanco y varios ejemplares del libro que contenía los cuentos ganadores, con la presencia de los miembros de un jurado compuesto por escritores de la talla de Soledad Puértolas,  Andreu Martí o José María Merino. ¿Cómo no voy a tener ese relato entre mis favoritos?

De “Dancing with an angel” poco más puedo de lo que he dicho en preguntas anteriores. En cierto modo, y gracias al Rido, es el cuento que me devolvió las ganas de seguir peleando para publicar mis historias. Ojo, digo publicar, porque yo creo que de escribir no se cansa uno nunca; pero cuando te presentas a un concurso tras otro sin éxito, cuando las editoriales te rechazan los textos, cuando las revistas cierran y ya no no sabes a dónde mandarlos… Esta historia significó una inyección de moral en el momento que más lo necesitaba.

“La evolución de las especies” es el último relato que he escrito, y tiene un curioso récord en su haber: ha sido publicado antes en francés que en castellano. El motivo es muy sencillo, ya que lo escribí para el proceso de selección de la antología internacional “Monstres!” que preparaba Editions Céléphaïs. Además, también ha supuesto un punto de inflexión en mi producción, en términos tanto de estilo literario como y de contenido, con una fuerte carga de violencia explícita. ¡Ni te imaginas cómo me divertí escribiéndolo, jajaja!

PM: ¿Qué autores y/o novelas te han marcado a la hora de escribir?

Nuria: Uffff, soy incapaz de citarlos a todos… Pero te vas a sorprender, porque entre ellos no están ninguno de los clásicos del terror. Como señaló Marc R. Soto en la presentación de mi última antología dentro de la IV Semana Gótica de Madrid, yo he hecho un proceso lector casi inverso al de la mayoría de los escritores de género, que empiezan por el bestseller y luego viajan hacia la literatura clásica. No sé si es bueno o malo, pero yo no he leído a King, Poe, Lovecraft o Barker hasta bien adulta, cuando ya había publicado bastante tirando a mucho. En cambio, para mí fue todo un descubrimiento el realismo mágico de Borges, Cortázar o García Márquez. Con once años leía leyendas populares españolas, que son de lo más macabro. Llámame hereje, pero creo que me ha influenciado más “La hija del espantapájaros” de María Gripe que “Misery” y si tengo que rendir culto a alguna divinidad, me inclino antes por las minovacas de “El paquete parlante” de Gerald Durrell que por los primigenios de Lovecraft (con esto me echan de Nocte, lo estoy viendo). En fin, que soy fan confesa de Truman Capote, de Jean Genet, de Tom Spanbauer, pero también de José María Merino, de Medardo Fraile o de Montero Glez. ¿Sigo?

PM: Actualmente, el mercado editorial está viviendo grandes cambios con la llegada de los formatos de lectura electrónicos y sus correspondientes dispositivos como, por ejemplo, el Kindle. ¿Crees que es una evolución positiva que permitirá que los autores noveles puedan ver publicadas sus obras más fácilmente al no generar riesgos económicos para las editoriales?

Nuria: Creo que es como la globalización: te puede gustar o no gustar, puedes estar a favor o en contra, pero es imparable. Quizá la edición electrónica tenga grandes ventajas de cara a la difusión de los textos para autores noveles… Pero también hay que ver la otra cara de la moneda: un editor no es solo una persona que se juega los cuartos por tu historia. Si hace bien su trabajo, el editor desempeña una labor de filtro muy destacada. Voy a ser un poco bruta, Lydia: cuando uno escribe algo, siempre le parece lo mejor del mundo mundial… Hasta que lo lee alguien de confianza y te dice “Ejem, sí, vale, peeeeero…” Pues esa también es la labor del editor: discernir lo que merece ser publicado de lo que no, e incluso perfilar lo que va a publicar junto con el propio autor. Publicar “fácilmente” a diestro y siniestro en formato digital no garantiza nada si no hay visibilidad en la web. ¿Cómo se consigue eso, a base de positivos en Amazon, a base de “me gusta” en Facebook? ¿Qué significa, que los mejores escritores atraen a más gente…? ¿O que vende más quien más amigos tiene, porque ellos mismos hacen de publicistas de su obra? Si un chaval inunda semanalmente Watppad con sus relatos, ¿significa que acabará fichando por una editorial? ¿Llegará algún día a ganar dinero con sus historias? ¿O acaso busca otra cosa con ello?

Publicamos para que otros nos lean, hasta ahí creo que estamos de acuerdo. ¿Da ventaja la edición digital sobre la física en eso? Pues no sabría decirte. El problema de internet es que está tan llena de cosas interesantes… Que uno acaba yendo a buscar las de siempre a los sitios de siempre, sin mirar mucho más allá.

Además, cuando hablamos de edición digital hay que diferenciar entre quién la hace. Saco de Huesos, por ejemplo, apuesta firmemente por ella. Pero sigue funcionando como una editorial tradicional en cuanto a selección de autores, y sí que invierte recursos económicos en ello (ten en cuenta que la maquetación de archivos digitales también tiene su coste, aunque se ahorren los costes de distribución) No es lo mismo publicar a través de Amazon que colgar tus textos como pdf en tu blog o que publicar en formato digital a través de un sello tradicional.

PM: ¿Crees que ambos formatos, el papel y el electrónico pueden convivir o uno terminará comiéndole terreno al otro?

Nuria: No soy nada buena con la prospectiva, pero sospecho que ambos formatos convivirán bastante tiempo aún. En mi caso, lo que hago es segmentar el uso de un soporte u otro. El Kindle me gusta mucho para leer esos libros que probablemente me daría pereza comprar en papel. En cambio, sigo gastándome los cuartos y el espacio de mis estanterías en esos otros que necesito tener entre mis manos. ¡¡Gollum!! ¡¡Gollum!!

PM: Tu más reciente publicación, Vosotros justificáis mi existencia (Saco de Huesos, 2012), es una nueva recopilación de relatos (unos inéditos, otros premiados). Háblanos del libro: ¿Cómo surgió la idea de realizar esta antología?

Nuria: Pues la culpa, no te lo vas a creer, es de la profesora de Literatura que me animó a presentarme al primer concurso de cuentos que gané,  y con quien sigo manteniendo una gran amistad después de tantos años. Un buen día me dijo “¿Y por qué no haces un libro con todo lo que has ido publicando por ahí?”. Fíjate qué tontería, pero lo cierto es que no lo había pensado hasta entonces… Y de pronto me dí cuenta de que tenía historias en revistas que ya no se editaban, otras perdidas en la inmensidad de la web o muertas de risa en antologías colectivas que nunca volverían a ser reeditadas. ¡Por no hablar de todo lo que jamás había salido del disco duro de mi ordenador! Hice una labor de criba importante, seleccioné doce relatos que a mi juicio mejor reflejaban la evolución de mi producción y me lancé en busca de una editorial que quisiera apostar por ello. Después de un par de tanteos, Saco de Huesos me dio el sí… Y aquí estamos.

PM: Dinos tres razones para que los amantes del terror no nos podamos resistir a comprar Vosotros justificáis mi existencia.

Nuria: No, no, no, Lydia, esto no es un anuncio de detergentes. Si a estas alturas no habéis sentido ya el gusanillo de leerlo, no se me ocurre qué decir para haceros cambiar de opinión.

¿Que no es un libro de terror al uso? Bah, lo que dicen todos los escritores.

¿Que predomina la inquietud y el terror fosco emerge de las cosas más cotidianas, con un registro variado como un surtido de galletas danesas de mantequilla, de esas que se venden en una lata azul de las que luego usa tu madre para guardar botones? Bonito, pero poco efectivo.

Está bien, vamos al grano: HAY SEXO EXPLÍCITO. Y VARIADO.

Que nos conocemos…

PM: Y por último, Nuria: Estás trabajando en tu tercer libro actualmente. ¿Qué nos puedes adelantar?

Nuria: Hmmm, no me tires de la lengua, no me tires… Va, venga: estoy trabajando en una novela muy peculiar para lo que he escrito hasta ahora, dado que nace de un cross over entre los protagonistas de dos de los cuentos que precisamente componen “Vosotros justificáis mi existencia”. No te digo cuáles porque estoy barajando la posibilidad de hacer una porra en la página de Facebook del libro, pero se trata de dos personajes muy fuertes en términos literarios que necesitaban ir más allá del relato, así que me estoy divirtiendo mucho con ella. Es un libro descarnado, violento, donde tan pronto juego con los tiempos verbales en función de quién narre el capítulo como describo escenas sexuales con todo lujo de detalles. Tiene un componente sobrenatural, pero por encima de todo habla de dolor, de crueldad y… Y hasta aquí puedo leer.

 

Según mi opinión, Nuria tiene el don de narrar de un modo directo, irónico en ocasiones, consiguiendo que el terror se deslice lentamente por tu cuerpo, logrando que disfrutes y te enganches a sus historias rápidamente. Así que no perdáis la oportunidad de leer a esta autora porque vale la pena. Podréis encontrar toda su extensa bibliografía en su página web y también os enlazamos la página para comprar Vosotros justificáis mi existencia.

Mucha suerte para ella y desde Pandora le damos las gracias por regalarnos esta fantástica entrevista.

 

Redacción: Lydia Alfaro

Sobre pandoramgzn