Mi opinión sobre “Érase otra vez en Londres” de Laura Maqueda.

La hija del modelo más famoso del mundo llega para desbancarlo O al menos eso es lo que esperaba todo el mundo cuando la primogénita del modelo Julian Cole se […]
Print Friendly



La hija del modelo más famoso del mundo llega para desbancarlo

O al menos eso es lo que esperaba todo el mundo cuando la primogénita del modelo Julian Cole se convirtió en una mujer.

A sus casi diecinueve años, Rose es toda una belleza, pero su marcado carácter británico hace que parezca prácticamente inaccesible. Después de un doloroso desengaño amoroso Rose decide que en su vida no hay cabida para los hombres… Hasta que un joven fotógrafo aparece en su vida.

Un encuentro casual en la prestigiosa escuela en la que Rose estudia, un cruce de miradas, unas cuantas fotografías… Y Jack supo que tenía que hacer cuanto estuviera en su mano por conocer a aquella chica de enigmática mirada.

La vida de Jack no ha sido un camino de rosas: tras sobrevivir a un pasado doloroso en una granja en Estados Unidos y haber vagado solo por el mundo desde que era un crío, es un hombre optimista que está decidido a saber más de Rose, a conquistarla, porque algo en su interior le dice que ella esconde casi tantos secretos como él.

Pero ¿la irremediable atracción que Jack y Rose sienten podrá superar los prejuicios de un padre sobreprotector? Vuelve a encontrarte con los personajes que aparecieron en #EUVEL y enamórate de Jack Rose en Érase otra vez en Londres.

FICHA TÉCNICA DEL LIBRO

Autora: Laura Maqueda

Editorial: Pàmies

Género: Romántico

ISBN: 978-84-16970-24-7

Número de páginas: 297

Antes de dar comienzo quiero agradecer a Ediciones Pàmies y su sello romántico Phoebe, el envío del ejemplar para su lectura.

¡Muchas gracias!

¡Otra vez en Londres!

¡Dios! que ganas tenía de poder disfrutar de esta novela, después de haberlo hecho con “Érase una vez en Londres”.

Si en su día me encantó la primera entrega, la historia de Miriam y Julian, esta… esta ha sido una enorme y grata sorpresa por un montón de cosas que os haré saber a lo largo de esta opinión. 

Pero vamos a ir por partes…¡La portada! me en-can-ta, y eso que quien me conoce sabe de sobra que soy más de sinopsis, que no me suelo fijar mucho, ya que lo que me interesa es el argumento. Pero en este caso debo decir que ambas cosas me atrayeron irremediablemente.

Los protagonistas son fantásticos y tan carismáticos que te enamoran desde el momento en que comienzas a leer el libro.

Mi madre me dijo una vez que cada uno es dueño de su propio destino, y yo estaba a punto de empezar a labrarme el mío.

Empecemos con Rose, la primogénita de Miriam y Julian. Una chica que ha heredado los genes y el carácter tan…británico de su padre, aunque cuando saca el genio es clavadita a su madre. Tiene 18 años, estudia en un internado, es una preciosidad de ojos azules, mide más de 1´70cm y larga melena negra. Debido a un desengaño amoroso decide auto imponerse una moratoria  de hombres. Rose queda tan tocada que sufre un cambio bastante considerable, volviéndose retraída, más cauta, reservada y seria. Tiene miedo de, verdaderamente, mostrarse tal y como es, por si  le vuelven a hacer daño. Para su desgracia, es incapaz de ser inmune a los encantos y personalidad de Jack.

“You see all my light”

Luego tenemos a Jack… un chico americano de 25 años, con unos ojos verdes de escándalo,  fotógrafo y con un carácter muy jovial y una humildad envidiables, un canalla encantador que ha recorrido mundo a lomos de quien el llama “su chica”, su inseparable moto. Ha pasado mucho a lo largo de su vida desde que tiene uso de razón. Ha sentido sufrimiento, dolor y pérdida y ello lo hace un hombre…muy especial. Es un chico perseverante y con una paciencia infinita, se ha propuesto conquistar a Rose le cueste lo que le cueste.

“You love all my dark”

El volver a saber de Miriam y Julian ha sido una auténtica delicia. Después de 20 años, siendo maduros, no han perdido ni un ápice de su esencia. Miriam, sigue siendo tan extrovertida, divertida y con ese pronunciado carácter español como cuando pisó Londres por primera vez. Julian sigue siendo tan…británico como siempre, con un atractivo más curtido por la edad, con su carácter tranquilo y conciliador. 

Si su madre estuviera allí le diría que el pobre hombre estaba hasta los huevos de soportar que un grupo de chicas con las hormonas revueltas estuvieran fantaseando con él mientras hacía su trabajo. No podía culparlo, desde luego, pero cuando escuchó que resoplaba, Rose se preguntó si es que además de guapo también era un gilipollas sin paciencia.

La situación de ambos cambió, son padres, y el instinto protector de Julian sale a relucir cuando se entera de que un chico va detrás de su niña, hará lo que sea necesario para protegerla, dándonos a conocer una faceta de sí mismo que te dejará ojiplática. A su vez, Julian y Miriam tienen una cuenta pendiente desde hace dos décadas e intentarán solventarla.

Para ser un madurito sigues estando muy bueno, Julian Cole —ronroneó ella.

Hay un estupendo elenco de personajes secundarios, conocidos y por conocer: CarolDanielSofía,(¿Os suenan?NatalieGabrielJoannaJeremyMary, JonathanFavioIan…La participación de muchos de ellos en la historia de Rose y Jack es relevante y, la aparación de algunos… es muy esclarecedora.

¡No te pongas esos zapatos! —gritó Joanna al ver que se calzaba unas altas sandalias negras de tacón ancho—. ¿Qué quieres, hacerme parecer un leprechaun?

El hecho de que me encante la pluma de Laura no es una novedad, desde que leí EUVEL he deseado saber más sobre ella. Laura tiene una manera muy particular y suya de escribir. Su pluma, para quienes no la hayáis leído, es muy fresca, cuidada, sencilla, dinámica y con personalidad. Pero es que con esta novela se ha SUPERADO, a parte de lo nombrado sobre su pluma, debo añadir, que ha evolucionado considerablemente, dándole a la historia no solo esa frescura, pasión y comicidad, si no que ha ido más allá dejándose el resto y plasmando tanto sentimiento, mimo y respeto en el trasfondo de la historia que en más de una ocasión se me han saltado las lágrimas de la emoción, dejándome una sensación de pérdida y de anhelo por tener que despedirme de los personajes, y eso señoras y señores, es muy inusual en mí.

Si quisiera besarte ya lo hubiera hecho, nena.Rose abrió la boca desmesuradamente y Jack a punto estuvo de echarse a reír. Punto número uno —señaló ella, alterada—: nunca, jamás, vuelvas a llamarme “nena”¿ Y cómo quieres que te llame? Te recuerdo que eres tú la que se niega a decirme cómo te llamas.— Dios, eres imposible.

Los diálogos son ágiles, muy bien estructurados, desarrollados y creíbles, consiguiendo que veas la evolución de los personajes, haciéndolos cercanos hasta tal punto que no puedes evitar empatizar con ellos ya que son como libros abiertos, deseando que alguien indague en su interior y vea más allá de la superficie. Las descripciones de los lugares mas emblemáticos y bohemios de Londres hacen que desees visitarlos sí o sí.

Otro carraspeo. Rose se preguntó si era porque se sentía tan perturbado como ella o simplemente porque sufría de flemas.

La historia es coral, ya que, no solo la narran ambos protagonistas, si no que Miriam y Julian también aportan su granito de arena a través de sus vivencias pasadas y presentes. El libro contiene la inexperiencia y espontaneidad de la juventud, y a su vez, las experiencias y templanza que aporta la madurez.

Comenzaba a ser extrañamente familiar para Rose aquel gesto que él hacía al sonreír, cuando bajaba la cabeza y se le formaban arruguitas alrededor de los ojos y un irresistible hoyito en la mejilla izquierda.

Como bien he dicho la historia está narrada por Jack y Rose, en tercera persona, y lo hacen de forma aleatoria. Hay ocasiones en que Jack nos narra en primera persona momentos de su niñez, haciéndonos partícipes de esa época tan oscura, hasta tal punto que consigue acongojarte. Las escenas de pasión están muy cuidadas, con la inocencia de la inexperiencia, están tratadas con un gusto y detalle que te hacen suspirar de lo bonitas que son.

Me ha encantado que cada capítulo estuviese encabezado por el título de una canción y un extracto de la misma. De hecho, las he buscado y escuchado todas.

El libro consta de 297 páginas, compuesto por 27 capítulos no muy extensos, un epílogo y un Bonus Track…de traca, ahí lo dejo…

Como lectora empedernida y egoísta que soy, no puedo conformarme con lo ya leído sobre esta extensa familia que me robó el corazón desde el primer momento que supe de ellos, por lo que este mensaje va dirigido a Laura Maqueda…

¡NECESITO MÁS!

Érase otra vez en Londres” es un canto a las segundas oportunidades, a que se deben cerrar capítulos del pasado para hacerle frente al presente y así poder avanzar y forjar un futuro, que lo mejor está por llegar, que una mirada expresa más que mil palabras. La importancia que tiene la unidad familiar, el aprender de los errores para mejorar, aprender a ahuyentar las sombras y la oscuridad para poder ser libres, que da igual de que nacionalidad seamos por que el amor es el idioma universal y todo el mundo lo entiende, que siempre habrá alguien que mire más allá y consiga destruir las barreras que muchas veces nos imponemos, dejándonos expuestos y frágiles, para sacar lo mejor de nosotros mismos.

Una historia llena de diversión, sentimiento, reflexiones, traumas, amor, humor, tristeza, perseverancia, fuerza, constancia, pasión, desconfianzas, miedo al compromiso, pérdida, miedo a la pérdida… pero sobre todo ganas de ser mejor persona y evolucionar.

Recomiendo su lectura sin dudarlo, y si lo leéis espero que lo disfrutéis tanto como lo he hecho yo.

OS DEJO EL ENLACE DE COMPRA DE LA EDITORIAL POR SI QUERÉIS HACEROS CON UN EJEMPLAR (AQUI)

 

6 Votos obtenidos¡Vótame!

Sobre isa_jaramillo

Isa, mallorquina de nacimiento pero con sangre andaluza y gallega, 40 añitos, ama de casa. Lectora empedernida, me encanta dejar volar mi imaginación y expresar lo que las historias me transmiten y me hacen sentir.