“Desde pequeña voy con una agenda escribiendo miles de historias inventadas”. Entrevistamos a Lidia Herbada, autora de “39 cafés y un desayuno” en Espasa

Print Friendly
1 Votos obtenidos¡Vótame!

 

 

Hace tiempo os habíamos hablado de Lidia Herbada, precisamente con su libro 39 cafés y un desayuno. Nos había entusiasmado este libro. Una historia rápida, ligera y fresca, con toques de amor y humor a partes iguales. Leer este libro era como tomar un café con las amigas, a las que les vas contando tus desencuentros amorosos. Y ahora Espasa ha apostado por ella.

No he podido evitar volver a leer el libro. Cada vez me resulta más divertido, y cuanto más pasa el tiempo, parece que me encuentro más semejanzas con Martina. Lo malo es que yo no tengo una hermana que me ayude a encontrar el café perfecto para que se convierta en desayuno, sino que mi hermano se limita a sacar defectos a cada hombre con el que pueda verme. ¡Una no tiene tanta suerte como Martina! Es por ello por lo que me sumergí de nuevo en su lectura, y volví a tener algo más de fe en el amor. Porque ésa es la sensación que te queda cuando lees 39 cafés y un desayuno.  Puede que antes de tener el desayuno perfecto con el hombre de tu vida, tengas que tomarte unos cuantos cafés.

Si hoy te dijeran que antes de eso, tienes que tomar 39 cafés no muy buenos, qué diantres, aunque fueran pésimos… ¿no nos arriesgaríamos? ¿Qué son 39 cafés si después de ellos encontramos por fin el amor?

Hemos podido entrevistar de nuevo a su autora, Lidia Herbada. Queremos agradecer a Espasa y a la propia Lidia su amabilidad a la hora de facilitarnos el trabajo.

Lidia_HerbadaPandora Magazine: Nos alegra volver a tenerte en Pandora Magazine, y además con la alegría de que tu libro “39 cafés y un desayuno” del que ya habíamos hablado, se edita ahora en Espasa, ¿cómo ha sido el salto a una editorial como ésta?

Lidia Herbada: El placer ha sido mío, estar de nuevo en vuestra casa me llena de orgullo. En efecto 39 cafés y un desayuno se ha publicado de nuevo en papel con la editorial Espasa. Siempre he creído que cuando una novela conecta con el lector, sigue su periplo. Y además, me han dado la oportunidad de crear diálogos a mis personajes, y crear más personajes, que han dado más vida a la novela.

39 cafés y un desayuno ya sabéis que se publicó hace años con Paréntesis. Luego dio el salto a lo digital, donde logró tener muy buena acogida, llegando a ser el número 1 y 2 de Alemania e Italia. Llegó a conectar con el lector español llegando también a las primeras posiciones en España. Y ahora Espasa confía en 39 cafés y un desayuno. Editar es difícil y reeditar ya ni os cuento, pero cuando una novela tiene feeling, y conexión, viaja de nuevo.

PM: ¿Es difícil hacerse un hueco en el mundo editorial actual?

LH: Siempre ha sido muy difícil, pero creo que con trabajo y creando historias originales, se puede llegar. El escritor siempre debe buscar su propia voz. Un día llama a tu puerta la editorial y tú has hecho los deberes. Lo importante es no obsesionarse con publicar, sino disfrutar del viaje. Aunque para la mayoría sea nuestro objetivo.

PM: ¿Hay un momento concreto en el que supieras que querías escribir historias o fue surgiendo sin darte cuenta?

LH: En mi caso, el proceso es innato. Desde pequeña voy con una agenda escribiendo miles de historias inventadas. De un día nublado podía relatar una puesta en escena. La parte de la imaginación creo que es algo que nace con el escritor. Pero sí, creo que con el tiempo vamos moldeando y trabajando nuestra forma de contar historias.

PM: ¿Qué consejo darías a la gente que intenta publicar libros en la actualidad?

LH: Que nunca hay que desfallecer. Que sigan su camino sin mirar a los lados. Escribir, leer, escribir y leer. Cuando tengan una buena historia o algo que verdaderamente tenga una voz personal, que lo intenten por todas las plataformas de publicación. Ya sea editoriales, concursos literarios, auto-publicación…Pero sobre todo, que trabajen bien su impronta. Que nada ni nadie les haga dudar de ellos.

PM: Éste es un libro para saborear desde primera hora de la mañana, como el buen café. ¿Lidia Herbada con qué tipo de café empieza la mañana?

LH: Os vais a reír. Creo que soy la persona menos cafetera que conozco. Si os digo que empiezo con leche y Cola Cao el día… Tengo miedo de ser la desvelada de Seattle (risas)

39-cafes-y-un-desayuno_9788467042245PM: Y en cuanto al amor, ¿eres más del café vienés, del corto de café o suelen ser cafés bien cargados?

LH: Si me dejas elegir, me quedaré siempre con el desayuno. Pero si me obligas a elegir un café, me quedó con el Capuchino. Lo espumoso me atrae.

PM: En el libro tenemos el periplo de Martina por encontrar el hombre adecuado ayudado de su hermana, la cual no se rinde jamás. En estos tiempos cibernéticos, ¿crees que es más fácil encontrar el amor o que, por el contrario, la forma de conocerse es más fría que antaño?

LH: Creo que todo tiene su lado positivo y su lado negativo. No creo en eso de que cualquier tiempo pasado fue mejor. Somos un poco llorones y nostálgicos… Sentimos, nos enamoramos, nos desenamoramos, nos volvemos locos en todos los tiempos igual. Cambian los medios para conocer a las personas. Pero como siempre digo, con los libros pasa igual. A veces leemos en papel, otras en lector digital. Lo importante es el contenido de lo que leemos y lo que amamos.

PM: Con quién te identificas más, ¿con la hermana que busca pareja a Martina o con la propia Martina?

LH: Mi forma de ser es más activa, quizás su hermana. Si hubiera tenido tantos cafés como Martina, ahora mismo estaría hiperactiva. Aunque es inocencia de Martina, es lo que enamora de la novela. Creo que todos somos Martina y su hermana en algún momento de la vida. A veces atrevidas, y otras veces escondes las orejas.

PM: Para finalizar, ¿estás trabajando en algún nuevo proyecto del que nos puedas adelantar algo?

LH: Estoy trabajando en una novela que estoy deseando mostrar el mundo: “Las historias pendientes del cajón 57”. Puedo adelantaros, como curiosidad, que ayer por la noche una fuente de mi novela me llamó para contarme algo que vivió en primera persona hace muchos años. No pude quedarme quieta. Y salí tras la historia, ¡y mira que llovía!. Mis dedos fluyen por los folios de una manera increíble. Al final te das cuenta que el escritor es un contador, un periodista de una historia. Nosotros solo ponemos guirnaldas al árbol para que llegue con fuerza.

Quiero daros las gracias por invitarme de nuevo, y poder compartir con vosotros mis aventuras literarias.

Gracias a ti Lidia, y mucha suerte con esta nueva etapa profesional. Esperamos tenerte pronto de nuevo en Pandora Magazine.

Sobre Beatriz Ibán Diezhandino

Coach profesional, personal, laboral y literario. Especialista en duelo. Directora de Pandora Magazine. Viajera infatigable, lectora empedernida. info@centro-coaching.com