“Acercarse a la poesía requiere decisión y voluntad”, entrevistamos a José Luis Morante, autor de “Ninguna Parte”

Print Friendly, PDF & Email
6 Votos obtenidos¡Vótame!

Hace pocos días os traíamos la reseña de un poemario muy especial, “Ninguna parte” de José Luis Morante. Su poesía personalista nos atrapó para siempre y hemos querido acercaros a su autor un poco más en esta entrevista. No será la última vez que hablemos de José Luis Morante. Intuimos que éste es solo el comienzo.

 

Pandora Magazine: La primera pregunta que tenemos que hacerte es muy evidente, pero necesaria. ¿Por qué “Ninguna parte” como título de tu último libro de poesía?

José Luis Morante: Porque creo que es el sitio exacto que marca la estación de llegada; nos pasamos la vida recorriendo itinerarios que conducen a Ninguna parte. La expresión se ajusta bien al tono general de mis últimos poemas; textos que hablan de la erosión del tiempo, del continuo desgaste que la realidad impone a nuestros sueños, de esa mirada crepuscular que llena el horizonte de melancolía.

 

PM: ¿Cómo fueron tus comienzos como poeta?

JLM:  Empecé a leer muy pronto. En plena adolescencia solía pasarme las horas con un libro en la mano. Cuando iniciaba el bachillerato en un internado de Ávila, la lectura me condujo a la escritura. Aquella vocación juvenil se fortaleció con el tiempo y un premio literario me concedió la posibilidad de publicar el primer poemario, Rotonda con estatuas. Desde entonces han transcurrido más de veinticinco años; pero sigo con la misma ilusión por la escritura que en el comienzo.

 

PM: ¿Podrías elegir entre la enseñanza y la tarea de escritor?

JLM: Para mí no son actividades contrapuestas sino complementarias. Soy un enseñante vocacional que ha pasado media vida dando clases y llevo los mismos años escribiendo. Así que ambas actividades definen mi existencia con idéntico trazo. El trabajo en el aula es gratificante, angustioso, continuo, absorbente, incomprendido, satisfactorio… y lo mismo podría decir de la escritura.

 

PM: Tu poesía es muy personal y vivencial. ¿Piensas  que se puede escribir sobre lo que no se ha vivido o sentido?

JLM: Claro que sí; en literatura es muy importante el efecto de verosimilitud, pero un poema no es un acta notarial de una biografía concreta. La vida de un individuo es sólo interesante para los que comparten su existencia y un poema tiene un campo de acción mucho más amplio. En los argumentos se mezclan vivencias, lecturas e imaginación. No todo lo escrito se vive en primera persona.

 

PM: ¿Cómo sería para ti un momento poético, de esos que no puedes evitar escribir?

JLM: Lo cotidiano está lleno de situaciones extraordinarias y hay que ir con los sentidos en alerta. No se escribe a plazo fijo ni por fórmulas, pero asomarse cada día al entorno predispone a la escritura. Tan poética es una rosa como una papelera.

 

PM: ¿Tienes algún poeta del que no podrías prescindir?

JLM: Cada escritor necesita progenitores literarios. En ellos, su literatura encuentra la raíz, el tallo y las hojas. Enumerar mis deudas sería largo y aburrido. Así que me ciño a la pregunta y selecciono al máximo: no puedo prescindir de cuatro o cinco nombres propios de la generación del 50, ni de Blas de Otero, ni de Cernuda, ni de Kavafis.

 

PM: ¿Cómo ves el panorama literario, en concreto en poesía actual?

JLM: En cada momento histórico conviven varias generaciones en activo en distintos tramos creadores. En mi mesa hay volúmenes de Eloy Sánchez Rosillo, Karmelo Iribarren, Luis García Montero, Joan Margarit… Son nombres que atestiguan la buena salud de la poesía actual.

 

PM: ¿Tienes algún poema de los que has escrito que tenga para ti un significado especial?

JLM: En mi último libro, Ninguna parte, hay poemas que nacieron de situaciones especiales, en instantes de honda emotividad. Son poemas que en las lecturas públicas me cuesta concluir con serenidad  porque se quedan en la garganta o en el corazón.

Citaría “El picaporte”, un poema que narra la lucha diaria por ver luz en medio de la sombra. También los poetas debemos despegarnos del dolor y abrir la ventana a la aurora del optimismo; hice tal gesto en “Carta a Dublín”.

Además hay poemas que he leído muchas veces en los recitales y ya son más conocidos por el lector habitual. Es el caso de “El arte de vivir los lunes”, “Insomnio” o “Personaje literario”.

 

PM: ¿Qué nuevos proyectos tienes en el horizonte?

JLM: Trabajo en una edición crítica sobre un poeta contemporáneo para la colección Letras Hispánicas, y no tardaré en publicar un libro de aforismos, esa filosofía en cápsulas que se lleva tan bien con un tiempo de mensajes en red y pocas palabras. Además alimento con textos de creación el blog Puentes de papel que marca la temperatura literaria semanal.

 

PM: ¿Qué dirías a alguien que todavía no ha leído tu poesía?

JLM: Le recordaría unos versos de Blas de Otero mientras compartíamos unas cervezas: “Aquí tenéis, en canto y alma, al hombre aquel que amó, vivió, murió por dentro y un buen día bajó a la calle: entonces comprendió…”

Después nos iríamos de paseo por el casco antiguo; en silencio, claro, detesto hacer proselitismo. Acercarse a la poesía requiere decisión y voluntad.

 

Muchas gracias por tu tiempo, y mucha suerte con tus nuevos proyectos, José Luis. Esperamos tenerte pronto de nuevo en Pandora Magazine.

Sobre Beatriz Ibán Diezhandino

Coach profesional, personal, laboral y literario. Especialista en duelo. Directora de Pandora Magazine. Viajera infatigable, lectora empedernida. info@centro-coaching.com