Doble visión sobre: “The Bling Ring”

Print Friendly
5 Votos obtenidos¡Vótame!

.

BR_poster_27x40_v9_USTítulo: The Bling Ring

Director: Sofía Coppola

Guión: Sofía Coppola, Nancy Jo Sales (Artículo “Vanity Fair”)

Reparto: Israel Broussard, Katie Chang, Emma Watson, Leslie Mann, Taissa Farmiga, Erin Daniels, Nina Siemaszko, Gavin Rossdale, Stacy Edwards, Maika Monroe, Claire Julien, Joe Nieves, Halston Sage, Paris Hilton

Duración: 90 minutos

Año: 2013

País: EE.UU.

Música: Daniel Lopatin y Brian Reitzell

Género: Drama

Productora: Amerian Zoetrope/Nala Films/Pathé Distribution

Distribuidora: Vértigo Films

Crítica de Antonio Garrido:

The Bling Ring-Sofia Coppola-Baja

Ilustración Antonio Garrido

Puede que algunos de esos fans que veneran a Sofia Coppola, y me refiero a los “fashionistas” y/o “fashion victims” (no sé si se les sigue llamando así… Pero seguro que sabéis a qué perfil de persona me refiero), se lleven las manos a la cabeza cuando vean el quinto y, hasta la fecha, último film de la directora. ¿Por qué? Porque ataca a un buen puñado de ellos. Y lo hace de una forma tan simple como válida, a través de ‘basado en hechos reales’. Entre octubre de 2008 y agosto de 2009 los personajes reales en los que se basa la película se llevaron pertenencias y dinero en efectivo por un valor superior a 3 millones de dólares y, nada más y nada menos, que de lujosas casas de la ‘Jet set’ hollywoodense. Desde Paris Hilton a Lindsay Lohan, Orlando Bloom, Megan Fox, etc… Los protagonistas entran con una facilidad pasmosa y salen de igual forma. Y, por raro que parezca, tardan toda una eternidad en encontrarles porque siendo casas de famosos en las que se supone hay una gran seguridad, ¿cómo diablos tardan tanto en dar con ellos? Pues, simplemente, porque ni alarmas ni nada, únicamente vídeos de vigilancia de mala calidad y, atención, llaves debajo de las alfombras de la puerta principal (Paris Hilton por supuesto). Y lo mejor está por llegar, los personajes roban a este sector de la población porque los idolatran, a la vez que les roban, les adoran. Es decir, joden a la gente que veneran. Sofia Coppola se atreve a hablar y caricaturizar a parte de sus admiradores y lo hace con gran solvencia.

A parte de la banda sonora, la primera media hora de metraje no parece de la directora. Tiene una narrativa muy amena y de un corte a otro nos presenta a todos los personajes que, posteriormente, se convertirán en la banda “The Bling Ring”. Cuando empiezan los primeros robos la cosa sí empieza a parecerse más a lo que la hija de Francis Ford Coppola nos tiene acostumbrados. Una suma de escenas tan bellas como lentas y tan sugerentes como prescindibles. Para unos será una cosa y para otros otra pero si no fuera así no tendría esa marca de la casa que empezó, sobre todo, con “Lost in Translation” (2003).

A parte de alguna escena que puede llegar a dar vergüenza ajena –casi todas protagonizadas por el personaje masculino– la dirección de actores es muy buena y, más aún, teniendo en cuenta la juventud de todos ellos. Y qué decir de la señorita Watson, la única de la ‘Saga Harry Potter’ que se está quitando el lastre de su personaje Hermione, está estupenda.

Crítica de Juan Pablo Pérez Padial:

La familia Coppola vivió desde el 76 hasta el 90 un auténtico calvario.  Desde que Francis Ford Coppola decidió irse a las Filipinas para hacer “Apocalypse now” (1979) los Coppola vivieron un rosario de problemas como las mil y una vicisitudes que vivieron durante la epopeya ambientada en Vietnam y la posterior quiebra de Zoetrope estudios tras la fallida tentativa de “Corazonada”.  Tras eso Coppola trabajó en dos pequeños proyectos “Rebeldes” y “La ley de la calle” (ambas de 1983) en los que sintió la libertad y satisfacción del trabajo de sus primeros films. Tras esto volvió a intentar hacer un film de gran presupuesto que fue “Cotton Club” (1984) y volvió a estrellarse.  La lección estaba clara: debía dedicarse a hacer películas independientes. Aunque posteriormente aceptaría algunos encargos de gran estudio que le posibilitaron estabilizarse económicamente, tenía claro que el resto de su filmografía sería de presupuesto reducido.

_DSC6244.NEF

Sus hijos fueron testigos de todo este proceso y aprendieron la lección. Es por eso que tanto Roman como Sofía sólo han hecho películas de presupuesto controlado. Mientras Roman optó por hacer películas de género Sofía optó por hacer películas intimistas y en todas el trasfondo es el mismo: La soledad de una persona que en apariencia lo tiene todo y la búsqueda de alguien con quien compartir. “Las vírgenes suicidas” (1999), “Lost in translation” (2003), “Maria Antonieta”(2006)  y “Somewhere”(2010) son todas variantes del mismo tema y “The bling ring”, está claro, no iba a ser una excepción.

Marc (Israel Broussard) es un chico gay que ha de ir a un instituto para alumnos conflictivos porque fue expulsado del instituto anterior al no ir a clase. Se siente perdido hasta que conoce a Rebecca (Katie Chang).  Rebecca es una chica bien obsesionada con la moda y como mucha de la juventud de hoy día, acostumbrada a conseguir las cosas sin tener que ganárselo. Rebecca pasa de hacer pequeños hurtos en coches de los confiados habitantes de las zonas más pudientes de Los Ángeles a entrar en la casa de Paris Hilton. Marc, embelesado por la seguridad y estilo de Rebecca se convierte en cómplice. Pronto este acto clandestino se convierte en algo habitual y lo que en un principio era algo para dos pasa a ser un acto habitual en grupo con Nicki (Emma Watson), Sam (Taisa Farmiga) etc.

Todos ellos son niños pijos obsesionados con el famoseo. Todos quieren llegar a ser Paris Hilton o Linday Lohan y les da igual la forma de conseguirlo. Pero en realidad lo hacen porque su vida está vacía y lo llenan con cosas materiales. Estamos en terreno Sofía Coppola.

_DSC7814.NEFEl problema del rasgo autoral de la directora de “Maria Antonieta” es que hace películas para ella y para la gente con la que ha crecido, gente pija y hastiada que sabe que el dinero no da la felicidad si no hay con quien compartirlo. Es por eso que aunque sus dos primeras películas funcionaron, las siguiente han sido muy denostadas. Ahora bien, quien piense que “The bling ring” es sólo eso está muy equivocado, puesto que la directora ha dado un salto adelante. La última película de la Coppola ya no se conforma con mostrar el día a día de esta gente, sino que ahora los toma como ejemplo para retratar a la juventud actual. Aunque ha elegido retratar a niños pijos, esto no quita la realidad es que estamos en una época de adolescentes que se han criado con Gran Hermano, Quien quiere casarse con mi hijo, Mujeres hombres y Viceversa… todo ese tipo de programas donde mucha gente vive su momento de gloria sin más merito que ser gente, en su mayor parte,  de apariencia atractiva y nada más. Se han acostumbrado a una fama fácil sin necesidad de currarselo, donde lo importante es la apariencia, el vacío absoluto, la necedad como máxima expresión y todo ello magnificado por Facebook, Twitter etc.

Además vivimos en una sociedad fascinada por las personas que se vuelven contra el sistema, que hacen fechorías que el ciudadano medio no se atreve, aunque en el fondo le atraiga. Por eso siempre el personaje más carismático de las películas es el villano. Por eso tantos telefilms basados en historias reales o programas especiales sobre alguien que ha matado o robado a alguien etc.  Por eso tantas películas sobre el acto criminal. Por eso esta película.  Por personas que viven su momento de gloria sin seguir el camino que marca la sociedad. Y es que esta sociedad nos ha acostumbrado a que casi cualquier cosa es válida para salir en TV. Se han borrado los cauces morales, donde robar no tiene nada malo, donde mentir es habitual, donde encontrar un arma y dispararla es un juego. Aunque creo que el follaje no dejará ver el bosque. El que sean protagonistas niñatos pijos no nos va a permitir ver esto.

_DSC6574.NEFEn cuanto a la película en sí, Sofía es fiel a su estilo pausado, mirando desde fuera, como espectador y no involucrándose en la historia. El problema es que si ya no terminamos de empatizar con esa juventud que la mayoría por dinero y edad no somos, esta forma de rodar, tampoco ayuda. Nunca terminas de involucrarte en la historia, por mucho que esté salpicada con brochazos de humor.

Por otro lado las interpretaciones son solventes menos, curiosamente, la de la actriz más conocida del reparto, Emma Watson, quien cambia de registro y pasa de ser la chica adorable a ser una arpía adolescente. En casi todo momento está correcta, pero en los momentos en que su personaje sufre una transformación su interpretación intenta ser sarcástica, pero se vuelve sobreactuada y la forma de narrar de Sofía Coppola ayuda a subrayar la sobreinterpretación, no la convierte en parte de la trama, por lo que la Watson se queda desnuda y sin respaldo dejando lo que debería ser su momento álgido en momentos vergonzosos.

Otro punto positivo del film es su muy acertada banda sonora (como siempre en su directora) y otro punto negativo es su fotografía, en ocasiones casi amateur, deliberadamente buscada, lo que está muy de moda, pero a veces entorpece la narración.

Como vemos esta película va dando una de cal y otra de arena constantemente y si seguimos analizando más nos encontraremos, puesto que estamos en el terreno de las buenas intenciones no tan bien realizadas. Y ahí es donde va mi nota. Le doy un 6, porque es un gran mensaje el que nos deja Sofía Coppola, pero no arriesga y lo cuenta desde su óptica de siempre,con sus personajes habituales y su forma habitual. Sofía, arriesga un poco más en la próxima, no te acomodes y verás cómo la gente te apoya en tu próxima propuesta.

Redacción: Antonio Garrido y Juan Pablo Pérez Padial

Sobre Maria José Díaz-Maroto García

Cinéfila empedernida buscando la serie perfecta. Combino mi pasión por el cine con las series y los libros. Redactora Jefe de Cine de esta gran comunidad que es Pandora Magazine y propietaria de un pequeño blog donde extiendo mi pasión por el cine, la literatura, las series y etcétera: 'Delirios, Literatura, Cómics y Películas'.