Crítica | “The Beatles: Eight Days A Week”, una oportunidad para ser ‘beatlemaniaco’

Print Friendly

3 Votos obtenidos¡Vótame!

.

Ficha técnica | Título: The Beatles: Eight Days A Week. Director: Ron Howard. Guion: Mark Monroe, P.G. Morgan. Reparto: Paul McCartney, Ringo Starr, John Lennon, George Harrison. Género: Documental. Duración: 138 minutos. Año: 2016. País: Estados Unidos, Gran Bretaña. Fotografía: Michael Wood. Música: Rick Markmann, Dan Pinnella, Chris Wagner, Giles Martin. Productora: White Horse Pictures, Apple Corps, Imagine Entertainment. Distribuidora: A Contracorriente Films.

null

Nuevo documental sobre el afamado grupo británico centrado en sus pocos años de giras internacionales, destacando su exitoso papel en Norteamérica incluso antes de pisar el territorio por primera vez. Dando imagen al fenómeno hecho fanatismo de la “Beatlemania”, y al impacto de la banda durante la década de los 60 a través de entrevistas a celebridades e imágenes de archivo de los miembros de la banda y a la perspectiva aportada por los fans. Además, cuenta al final de este documental con la modernización visual y sonora del concierto de “the Beatles” en el Shea Stadium de Nueva York, que solo podrá disfrutarse en los cines durante los ocho días de proyección.

nullDesde luego cualquier intención detrás de un trabajo documental como éste es digna de admirar y notablemente buena, además de contar con la dificultad de contar algo que hoy en día ya está muy explotado, así que es comprensible que la cinta dirigida por Ron Howard se centre en la brevedad temporal durante la cual los cuatro integrantes estuvieron de gira por todo el mundo. Pero a la vez al finalizar el visionado te deja con la sensación de no haberte contado toda su historia. Aunque casi que hay que dar las gracias, pues el gran problema del film es su descarada lentitud y pesadumbre que convierte poco más de hora y media en un verdadero suplicio, por muy interesado en los Beatles que estés.

Todo reportaje cuenta con la desventaja de ser más denso que una película estándar, pues el carácter informativo por encima de una historia ficticia añade ese plus de convertirlo en algo más soporífero si no es lo que buscas ya desde un principio. Pero hay quien sabe jugar bien las cartas para salvar ese obstáculo con buen resultado, y en mi caso no creo que este nuevo acercamiento a los chicos de Liverpool sea un ejemplo de ello. A pesar de contar con muchos minutos dedicados a su música.

null

No con ello pretendo deciros que no vayáis a verlo, de hecho, os insto a hacerlo pues estará tan solo ocho días en nuestros cines a partir del viernes 16 de septiembre, y si queréis disfrutar del concierto que os comentaba en una calidad inimaginable para una grabación de los años 60’, ya que no estará en su formato digital ni similares. Así que mi intención es simplemente avisar a todo interesado en mi opinión de que el documental pide un sobreesfuerzo de atención, mayor aún si sois conocedores de toda la historia del grupo y os sabéis al detalle su breve historia de conciertos.

Me parece una buena oportunidad para revivir esa época y lo que supusieron unos pocos jóvenes para todo el mundo, despertando a su paso auténticas pasiones, cuando también se ve cómo de normales eran tanto física como personalmente. Cuatro amigos muy naturales y divertidos que tenían muchísimo talento y revolucionaron la música y el mundo, aunque el fenómeno acabó superándolos. Si os atrae mínimamente el hecho de ver una nueva perspectiva ya vale suficiente la pena como para pagar por ello, pero ya digo bien claro que no me parece el mejor trabajo de Howard y compañía. Así que sin tratar de empañar lo que los Beatles fueron, yo creo que el documental se queda en un 5’75/10, pero no por ello creo que deba ser menos recomendado que cualquier película de las que nos ofrecen hoy en día. El legado de Lennon, McCartney, Harrison y Starr lo merece de sobra.

Crítica: Dani Pereira

Sobre Dani Pereira

20 años, aficionado a todo lo que sea escribir, con vocación al cine, las series, los cómics, los videojuegos, la música y el baloncesto.