Crítica | “Sácame de dudas”, una grata sorpresa

Print Friendly, PDF & Email

4 Votos obtenidos¡Vótame!

.

Ficha técnica | Título original: Öteiz-moi d’un doute. Dirección: Carine Tardieu. Guión: Carine Tardieu, Michel Leclerc, Raphaële Moussafir. Dir. Fotografía: Pierre Cottereau. Reparto: François Damiens, Cécile de France, Guy Marchand, André Wilms, Alice de Lencquesaing, Estéban, Lyes Salem, Sam Karmann. Género: Drama, Comedia. Duración: 100 mins.  Año: 2017. País: Francia, Bélgica Producción: Karé Productions, SND Films, France 2 Cinéma, Umedia. Distribución en España: A Contracorriente Films.

Erwan descubre por casualidad que su amado padre en realidad no es su progenitor biológico. Este viudo de cuarenta y cinco años decide investigar acerca de su origen. Así, localiza a Joseph, un agradable anciano con el que se encariña con rapidez. Además, su camino se cruzará con el de Anna, una doctora hacia la que se sentirá atraído y que le deparará más de una sorpresa.

Si alguno de por aquí resulta ser lector habitual de mis críticas, cosa que dudo mucho, recordará que en alguna ocasión he comentado que disfruto muchísimo cuando una película a priori pequeña o intrascendente (a nivel mediático, me refiero) no me despierta ningún tipo de expectativa y con ello acaba sorprendiéndome para bien. Y nuevamente ha sido grata la sorpresa, ahora con una producción franco-belga llamada “Sácame de dudas”.

Carine Tardieu, una todavía joven directora francesa, nos trae su tercer largometraje, una equilibrada combinación de drama y comedia. Con un estilo narrativo y visual cercano a la televisión, estamos ante un film un tanto curioso. Si leéis la sinopsis sin saber nada más, solo con lo más superficial de la trama, parece que estemos ante una telenovela de poca monta, rozando lo ridículo. Líos familiares exagerados casi inverosímiles que podrían tirar para atrás si nos quedamos en el prejuicio. Pero en absoluto. Con una dirección cercana, terrenal y un buen manejo del guión escrito por la propia Tardieu junto a Michel Leclerc y Raphaële Moussafir, estamos ante una aventura interesante, fresca, muy divertida y que sabe manejar de una forma curiosa y sugestiva su propio subtexto y tema principal.

Y nada de esto sería posible sin la fantástica pareja protagonista, hilarante y con una química entre sí que ya quisieran muchos en Hollywood. François Damiens (Erwan Gourmelon) y Cécile de France (Anna Levkine) manejan perfectamente sus personajes y aportan sentimiento y veracidad a los sucesos, salpicándolo todo con una buena vis cómica. Secundados con mucha riqueza por gente como André Wilms (Joseph Levkine) o Alice de Lencquesaing (Juliette Gourmelon), entre otros. Te crees las relaciones entre ellos, y el trasfondo de cada uno.

En este caso, no resaltaría mucho su apartado técnico. Fotografía y cosas así funcionan, pero no destacan. Está claro que el punto fuerte es la humanidad, que te importe lo que le sucede a los personajes, y lo explotan suficientemente bien como para perdonar otras cosas, limitadas quizá también por el presupuesto.

Por último, y sin spoilers mediante, quiero volver a incidir en el que para mí es el tema de la cinta. Podríamos definirlo como “la familia”. ¿Qué importa más, el vínculo o la sangre? No voy a desarrollarlo porque no quiero destripar la película, ni siquiera su intención y hacia dónde se decanta. Pero sí creo que entre chiste y chiste, podemos rascar más de lo aparenta a primera vista. A mí, si os soy sincero, una película ya me tiene bastante ganado con ofrecerme un buen rato de risas (el humor funciona en general realmente bien aquí) y una carga emocional con posibles interpretaciones. Si sabe encontrar su propio punto de equilibrio entre ambos mundos, como creo que hace “Sácame de dudas”, puede contar con mi dinero. Y espero que el vuestro.

Crítica: Dani Pereira

Sobre Dani Pereira

20 años, aficionado a todo lo que sea escribir, con vocación al cine, las series, los cómics, los videojuegos, la música y el baloncesto.