Crítica | “La Cordillera”, drama político abanderado por Ricardo Darín

Print Friendly

2 Votos obtenidos¡Vótame!

.

Ficha técnica | Título: La Cordillera. Director: Santiago Mitre. Guión: Santiago Mitre, Mariano Llinás. Reparto: Ricardo Darín, Dolores Fonzi, Erica Rivas, Elena Anaya. Género: Drama. Duración: 114 minutos. Año: 2017. País: Argentina, España, Francia. Fotografía: Javier Juliá. Música: Alberto Iglesias. Productora: K & S Films, La Unión de los Ríos, Telefé, Telefonica Studios, Maneki Films, Mod Producciones, INCAA.  Distribuidora: Warner Bros Pictures España.

Hernán Blanco, presidente de la República Argentina, lleva tan solo seis meses en el cargo. Es un hombre común, de clase trabajadora, que empezó desde abajo. Asiste a una cumbre integrada por países latinoamericanos que ultiman detalles para crear una Alianza petrolera transnacional, con Brasil presionando por llevarse el papel más jugoso del acuerdo. La tensa reunión se celebra en la inconmensurable cordillera de los Andes, a más de 3.000 metros de altura. Mientras, la sombra de un caso de corrupción planea sobre su gobierno, y además el presidente deberá resolver un asunto personal que podría afectar tanto a su vida privada como pública.

Santiago Mitre nos trae su último proyecto. El joven argentino que desde hace tiempo es conocido en el mundillo cinéfilo en su país, está dando pasos agigantados a cada película que trae. Premiado en diversas ocasiones, este año se ha enfrascado en nada menos que un drama que apuesta seriamente por enseñar al mundo cómo es la política. Si es que queda alguien que aún no lo sepa hoy día.

Y vuelve a combatir acompañado de Ricardo Darín como protagonista. El actor y también director, recién premiado con el Premio Donostia en el Festival de Cine de San Sebastián, es muy reconocido en nuestro país. Y en esta cinta se ve por qué. Supongo que la confianza entre ellos dos ayuda a conseguir tan buen resultado, pero es que la interpretación central del porteño es digna de aplauso. Cualquiera diría que carga con la responsabilidad de ser presidente de su país.

Es la primera película que veo del señor Mitre, y a Darín sí lo he visto más, pero tampoco lo suficiente para hacerle justicia. Pero si esto es lo que ofrecen como dueto, camarero póngame dos platos.

Y Ricardo no es el único actor que repite a la dirección de Mitre. Vuelve a contar con Dolores Fonzi, protagonista de su anterior cinta “La Patota” o “Paulina” en España. Y Fonzi también ha trabajado anteriormente junto a Darín. Y quieras que no, esa complicidad se nota. Cuando hay buenos actores que ya se conocen, te crees el vínculo. Entras en el juego. Por eso creo que “La Cordillera”, sin ser impecable, es un gran filme. Entre otras cosas por su magnífico reparto, y ni siquiera os estoy hablando de Erica Rivas (Luisa) o Alfredo Castro (Desiderio García), que también lo bordan.  

Está muy bien dirigida. Maneja bastante bien el ritmo. Cuenta con un guión solvente a cargo del propio Santiago Mitre escudado por Mariano Llinás, aunque me molesta que deje tantas preguntas abiertas. Personajes al servicio de la historia, más allá del Presidente argentino, su hija, y Luisa que sí cuentan con mayor profundidad y personalidad. Pero entendible, dada la trama. Un muy interesante argumento ya que estamos. O al menos a mí la mezcla entre drama personal y thriller político me convenció mucho.

Yendo ahora a los complementos técnicos, Alberto Iglesias consigue una buena atmósfera con su banda sonora, pero resulta un poco olvidadiza. No deja huella. Como sí lo hace, para mí, la fotografía de Javier Juliá y la selección, maravillosa, de planos. Entre el buen juego de cámara, y los escenarios y panorámicas, disfruté mucho de lo visual en este caso.

Creo que en general, la palabra que debo daros al hablar de la peli es: interés. Sin saber muy bien el porqué exacto, siendo más bien obra de una cierta cantidad de tinos, sales de la sala muy interesado. Por lo que acaban de contarte y por todo aquello que no. Y no sé si es que Santiago Mitre quería apostar por este feeling o si hay intención de seguir a partir de aquí si hay éxito. En ambos casos creo que hay armas suficientes a su favor para subirse al barco. No es la película del año, tampoco pretende serlo. Pero es muy notable. De aquellas que, sin más, te gustan. Y seamos francos, puestos a elegir, a veces nos conviene más un pequeño conformismo y tener apuesta segura por algo decente y ya, que arriesgarnos mucho y arrepentirnos.

En la actualidad, con todo lo que está pasando en el mundo, una historia que se acerca de esta manera a la política, a nuestros líderes, es necesaria. Y lo justo es verla.

Crítica: Dani Pereira

Sobre Dani Pereira

20 años, aficionado a todo lo que sea escribir, con vocación al cine, las series, los cómics, los videojuegos, la música y el baloncesto.