RESEÑA “SOY TODO UN PERSONAJE” DE SYLVIA MARX

Willy López es un conocido exjugador de baloncesto. A sus treinta y dos años es el actual entrenador del equipo femenino absoluto de un importante club de baloncesto español.  Considerado […]
Print Friendly

Willy López es un conocido exjugador de baloncesto. A sus treinta y dos años es el actual entrenador del equipo femenino absoluto de un importante club de baloncesto español. 

Considerado como uno de los mejores y más sexis aleros, decide publicar una novela sin precedentes como réplica a la que escribió su pareja, una famosa escritora de novela erótica y romántica, y en la que nos cuenta la tormentosa y, a la vez, apasionada relación sentimental que mantuvieron.

Soy todo un personaje, combinación sorprendente de erotismo y humor, te arrancará más de una carcajada al descubrir lo mucho que a veces nos cuesta entender al sexo opuesto. Una novela gamberra, romántica, divertida y entrañable, para ellos y para ellas.

FICHA TÉCNICA DEL LIBRO

Autora: Sylvia Marx

Editorial: Planeta

ISBN: 978-84-08-16725-9

Género:Romántica/Erótica/Comedia

Número de páginas: 150

 

No voy a añadir nada más porque la sinopsis cuenta bastante y no quiero arriesgarme a hacer spoiler, así que voy a ir directa al grano. Me voy a centrar en el protagonista, los personajes secundarios, la pluma de la autora, que me ha parecido la historia y qué es lo que vais a encontrar en ella.

Quiero daros a conocer a Willy, nuestro protagonista: un tiarrón de 1´85cm de alto, guapo a rabiar, con un cuerpo de infarto y un corazón que no le cabe en el pecho. Es un chico muy extrovertido, demasiado confiado a veces, no piensa con la cabeza que debería… amigo de sus amigos, respetuoso, muy pasional, fiel, un chico muy familiar, sencillo, noble, hasta que le tocan la moral y se vuelve circunspecto, desconfiado, rencoroso e incluso vengativo y debo admitir que me encanta. 

Luego la tenemos a Ella o Milady que es como Willy se dirige a su pareja, manteniendo su anonimato. Una escritora de novela romántica y erótica con un ego y unos delirios de grandeza que no se puede aguantar.  Es una adicta al trabajo, manipuladora como ella sola, igual de pasional o más que Willy. Le tiene loco y eso, en manos de una mujer, es un arma de doble filo.

 Como personajes secundarios tenemos a los padres de WillyPaco y Antonia que aunque su aparición en la historia no es mucha, las veces que hacen acto de presencia es para apoyar las decisiones de su hijo. Me he enamorado de ellos.

Salva es el mejor amigo de Willy: su consejero, su paño de lágrimas, a veces un poco puñetero y le encanta meterse con él, eso si, tienes más salidas que la boca del metro y te partes de la risa con él.

Jessy, la mejor amiga de Ella: una rubia explosiva, con mucho… encanto. Vive a la sombra de Milady. A pesar de su amistad, la rivalidad, la envidia y los secretos y trapicheos están a la orden del día entre ellas.

Lo que yo me he podido reír con esta novela no está en los escritos. Es la segunda que leo de la autora, la anterior fue “Ni tú Romeo ni yo Julieta”. Me maravilla la manera de escribir de Sylvia. Su pluma es fresca, cuidada, muy elaborada, sin florituras y con unos toques ácidos que me apasionan. 

Los diálogos están muy bien estructurados, muy ingeniosos a la par que reflexivos. Desde el momento en que empiezas a leer, por la manera que tiene de empezar la historia, piensas… ¡esto va a ser bueno!

 Una mujer que escribe una historia desde la perspectiva de un personaje del sexo opuesto y en primera persona ¡no me digáis que no es genial! y todo un reto hay que admitirlo, y os digo que, al menos para mí, lo ha hecho de lujo.

Me encanta que el protagonista se dirija al público para explicar su actitud, para excusarse, para presumir, para contarte sus frustraciones, sus momentos subiditos de tono, en los que la parte racional se va a dar un paseo… es una auténtica pasada el que te haga partícipe de la historia como un espectador más en su vida cotidiana.

No sé cómo se las ha ingeniado la autora para suplantar a Willy pero es que no se ha dejado ni un detalle de cómo, por norma general, actúan y piensan los hombres, los previsibles que son normalmente, el hecho de que les parezca que las mujeres venimos de Marte, no saber cómo comportarse en situaciones delicadas con sus parejas, lo básicos que son, el poco tacto que tienen a veces por comentarios inapropiados, lo olvidadizos que suelen ser y así hasta el día del juicio final.

Pero a su vez, Sylvia nos muestra lo dañinas que podemos resultar las mujeres, con lo cual, muchas veces convertimos a nuestras parejas en el blanco de nuestras frustraciones, sin pensar en si hacemos daño o no. El hecho de que muchas los conviertan en títeres, en hombres floreros, y por ende, se sientan utilizados y aparezcan las inseguridades. Toda una declaración de intenciones.

Con Sylvia me ocurre una cosa muy curiosa y frustrante a la vez, me explico, con ella sufro como una especie de coitos interruptus literario. Ya me pasó con la anterior novela que leí de ella. Tengo la sensación de quedarme a medias (qué raro ha sonado eso ¿no?) pero es que es así, es una necesidad imperiosa de saber más, porque la muy puñetera te pone la miel en los labios y luego un zasca, y con el zasca me refiero al último capítulo y al epílogo. Aunque el libro es autoconclusivo y tiene el final más que cerrado, siempre ¡siempre! deja una puerta abierta, la cual te encantaría atravesar, para saber más del desenlace de la relación de los personajes ¡eres cruel Sylvia! snif… snif…

¿Qué podéis encontrar en esta historia? 

Muchísimo humor, monólogos del protagonista que no tienen desperdicio, mucha pasión, desencanto, desconfianza, ego, afán de poder, envidias, traiciones, confianza ciega, represalias, anulación, pérdida de la esencia de uno mismo, manipulación… una amalgama de situaciones y sensaciones que no te dejan indiferente.

“Soy todo un personaje” es una historia sin filtros, real como la vida misma en la que no sabemos si Willy es, un tipo diferente, pero nos habla desde el corazón, la experiencia y el conocimiento, dejándonos a nosotros el juzgarle o no por sus actos, todo un personaje con el que te partirás de la risa y empatizarás con él sin remedio y acabará conquistandote. Lo dicho, toda una declaración de intenciones, de valor y justicia. ¡Totalmente recomendado!

Os dejo el enlace de compra de la editorial por si queréis adquirir un ejemplar (AQUI)

0 Votos obtenidos¡Vótame!

Sobre isa_jaramillo

Isa, mallorquina de nacimiento pero con sangre andaluza y gallega, 40 añitos, ama de casa. Lectora empedernida, me encanta dejar volar mi imaginación y expresar lo que las historias me transmiten y me hacen sentir.