El multigalardonado escritor José Luis Muñoz publica con Neverland Ediciones la novela negra de corte futurista “Ciudad en llamas”

Print Friendly

2 Votos obtenidos¡Vótame!

 

Barcelona está sumida en el caos absoluto. Corre el año 2070. Así es el entorno en el que el multipremiado escritor José Luis Muñoz recrea su nueva novela negra y futurista, “Ciudad en llamas”, un pretérito posible con los rasgos reconocibles del presente, al que fácilmente se puede llegar con la deriva actual del mundo. “El apocalipsis futurista de ‘Ciudad en llamas’ ya está llegando sin que nos demos cuenta. La novela es una alerta para que eso no suceda y quiero que actúe como revulsivo en el lector”, comenta el autor.

 

¡No os perdáis la presentación de la novela! Mañana 4 de Octubre a las 19:30 en el Café Salambó, Calle Torrijos nº 51 (Cines Verdi), en Barcelona.

 

Sinopsis: Año 2070. En un mundo sin fronteras gobierna Corporaciones Unidas tras la abolición formal de la democracia por obsoleta. El último reducto rebelde es China, pero una operación militar de gran envergadura de la Alianza la borrará del mapa para siempre.

En un marco de caos, destrucción, violencia y contaminación, Iam dirige Policía Privada de BCN, una franquicia que se dedica a cazar indeseables y entregarlos a sus víctimas para que les apliquen la Ley del Talión. Este jefe policial que, por su rígida educación, carece de sentimientos, tiene una vida organizada y goza de privilegios como casa propia y familia. Todo eso se tambalea cuando Atram, una enigmática mujer, le pide que investigue el asesinato de su marido, un profesor crítico. Lo que parece una muerte violenta más a manos de los intrusos, los excluidos del sistema, apunta hacia una ejecución encubierta. Joe Louis Keller, el asesinado,  cuestionaba la legitimidad de Corporaciones Unidas e investigaba el pasado de la humanidad que  se ocultaba a conciencia.

Una sociedad con dos clases enfrentadas, intrusos y súbditos, en una lucha a muerte por la supervivencia; una ciudad inhóspita perfumada por el humo de los incendios y barrida por un calor infernal donde el sexo se canaliza en los locales de PayForSex con clones de bellezas míticas, unos intrusos, en su desesperación, se inmolan como bombas humanas en las calles y la ley que prevalece es la del más fuerte; un poder económico y político que controla absolutamente todo y abraza sin rubor las doctrinas del Gran Estratega Adolf Hitler. Con estos mimbres José Luis Muñoz recrea en Ciudad en llamas, novela negra y futurista, un pretérito posible, con los rasgos reconocibles del presente, al que fácilmente se puede llegar con la deriva actual del mundo.

 

Biografía del autor 

José Luis Muñoz (Salamanca, 1951). Escritor multipremiado con alguno de los galardones más prestigiosos del panorama literario español, viajero incansable y nómada por naturaleza,  es uno de los referentes actuales de la novela negra española. Ha colaborado en diversos medios de comunicación con artículos de opinión en El Periódico, El Mundo, El Observador, El Independiente y El Sol; publicado reportajes de sus viajes en Viajes National Geographique, Traveler y Nómadas; artículos sobre cine en Cinemanía, Culturamas, El Destilador Cultural, TravelArte; relatos y reportajes en las revistas Interviú, Playboy, Penthouse, DT y GQ, sobre literatura en Leer, Narrativas y Calibre 38, y alegatos políticos en Crónica Popular, El Importuno o en la revista Sub-Urbano de Miami.

Ha dictado conferencias en universidades de Latinoamérica, es un asiduo participante de la Semana negra de Gijón, desde su primera edición, y de la Miami Book Fire. Su popular blog, La soledad del corredor de fondo (http://lasoledaddelcorredordefondo.blogspot.com), donde publica sus andanzas literarias y vitales bajo el título de Diario de un escritor, acumula medio millón de visitas.

De sus treinta y seis libros publicados hasta la fecha, entre novelas y colecciones de relatos, destacan El cadáver bajo el jardín (Premio Tigre Juan), Mala hierba, Pubis de vello rojo (Premio La Sonrisa Vertical), Lifting (Premio Café Gijón), La pérdida del Paraíso, Lluvia de níquel, La caraqueña del Maní, El mal absoluto, El corazón de Yacaré, Marea de sangre, La Frontera Sur, Llueve sobre La Habana y Patpong Road. En Neverland publicó La mujer ígnea y otros relatos oscuros, una recopilación de sus mejores cuentos premiados. Sus libros han sido traducidos al francés, italiano, checo y búlgaro.

Tras explorar todos los géneros literarios, regresa al futurismo, y lo hace ambientando su última novela, Ciudad en llamas, en una hipotética Barcelona del 2070 sumida en el caos absoluto. José Luis Muñoz retoma la estela que dejara con Barcelona negra (Etiqueta Negra, 1987),  su segunda novela, con la que obtuvo el premio Azorín.

 

 

Os dejamos una entrevista al autor que la editorial amablemente ha publicado.

 

1. El esclarecimiento de un asesinato, que parece no tener más relevancia que el habitual, es el detonante de que se desvele cómo los poderes ocultos en las altas esferas mueven sus hilos. Es entonces cuando la vida relativamente cómoda del protagonista, Iam, se tambalea. ¿Qué nos puede adelantar de la obra?

            Ciudad en llamas es una novela futurista, como ya lo fue en sus momentos Barcelona negra, la segunda que publiqué, hace ahora precisamente 25 años. Pero es un futuro que se nutre fundamentalmente del presente. La idea de escribirla se me ocurrió precisamente durante la segunda guerra de Irak que culminó en la invasión, y posterior destrozo, del país. Aunque ya se sabía, quedó meridianamente claro que a partir de ese momento, desaparecido el poder compensatorio que representaba el bloque del Telón de Acero, EE.UU se convertía en potencia hegemónica que podía hacer absolutamente todo e imponía sus propias reglas de juego. En ese escenario se mueve la novela. En un mundo unipolar en donde la democracia fue erradicada, porque no sirve para nada, y EE.UU se ha convertido descaradamente en Corporaciones Unidas.

            Una especie de capitalismo salvaje, cuyas consecuencias ya estamos todos padeciendo, cruzado con la ideología nazi. En realidad, y me di cuenta mientras repasaba la novela antes de que se editara, lo que cuento casi ya está pasando. Yo lo concentro, lo convierto en una hipérbole caótica y sangrienta, para sacudir al lector. Iam, el policía protagonista, se convierte en víctima de lo que está defendiendo y eso le hace cuestionarse todo el sistema.

2. Ciudad en llamas muestra un mundo casi apocalíptico en plena decadencia. ¿Imaginación o intuición (teniendo en cuenta el rumbo actual de los acontecimientos)?

            Mis novelas beben, en su mayoría, de la realidad. Estamos ahora, en nuestro país, en plena orgía privatizadora de la sanidad pública y la educación. España está en venta porque nos han devaluado a todos y los mileuristas son ahora unos privilegiados. Los que, por nuestros medios, luchamos por la democracia y pusimos nuestro pellejo en peligro, asistimos impotentes a la decadencia de la misma con unos políticos que mienten, roban e incumplen el contrato que tienen con el ciudadano. Se nos acusa de vivir más años y de que no hay dinero para todos, pero sí lo hay para ellos. El mundo es cada vez más desigual y cada vez hay más parias, fuera de nuestras fronteras y dentro. Miles de personas mueren cruzando el Estrecho, otros miles son explotados y malviven. No nos estamos dando cuenta y nos están convirtiendo en tercermundistas a base de decretos. Nunca el ciudadano, que cada vez se parece más a un súbdito, había estado tan inerme ante el poder como ahora. El apocalipsis futurista de Ciudad en llamas ya está llegando sin que nos demos cuenta. La novela es una alerta para que eso no suceda y quiero que actúe como revulsivo en el lector.  

3. Caos, supervivencia, lucha de clases, doctrinas hitlerianas… En una Barcelona a punto del colapso, ¿la obra deja algún hueco a la esperanza?

            La historia es una serie de bandazos y cruentos enfrentamientos entre poderosos y explotados. Siempre. Eso de que íbamos a la desaparición de las clases sociales es una estupidez que algunos se creyeron. Las doctrinas marxistas de la lucha de clases tienen hoy más vigencia que nunca. No me considero un pesimista, sino alguien que atisba el futuro con cierta clarividencia y desde las experiencias del pasado. El auge del nazismo lo estamos viendo en países sumidos en la ruina económica como Grecia con los extremistas de Amanecer Dorado. Es posible que en una Europa devastada por la miseria (los informes de Intermon Oxfam hablan de 20 millones de pobres en España dentro de unos pocos años) las doctrinas totalitarias que desangraron Europa cuajen como solución. Somos muchos y sobramos. En este contexto el mensaje xenófobo es muy peligroso y los emigrantes pueden ser los nuevos judíos. En Barcelona se están aplicando políticas municipales que me repugnan y contra las que nadie se opone, chorradas que dicen mucho acerca de los gobernantes de la ciudad: hacer la vida imposible a los manteros, a los que venden latas de cerveza, a las prostitutas, a los hombres estatua de las Ramblas que deben pagar por ocupar el espacio público, a los músicos callejeros que deben obtener una licencia municipal… ¿Qué resultado inmediato tiene eso? Pues que los manteros, hombres estatua, músicos callejeros, prostitutas se conviertan en delincuentes, hagan de Barcelona una ciudad más insegura, haga falta más vigilancia y se asocie emigración a delincuencia, que es lo que quiere la derecha. En realidad nada de lo que sucede a nuestro alrededor se produce por casualidad.

4. Esta nueva novela se enmarca también en el género negro y apuesta por marcos futuristas, pero  ¿cuál es su público objetivo? ¿Quién disfrutará con Ciudad en llamas?

            Uno, al menos ése es mi caso, escribe para sí mismo. Así es que el primero que disfruta, o sufre, o se horroriza, es el autor. El lector de esta novela tiene que ser un tipo al que le guste la novela negra, no la novela enigma, y el futurismo. Ambos son dos géneros que combinan a la perfección, pueden ir juntos, y le sirven al autor como herramienta de crítica social. En Ciudad en llamas hay mucha violencia explícita, narrada con una cierta frialdad y distanciamiento, sexo futurista en esos locales de PayForSex en donde los clientes pueden acostarse con clónicas de Marilyn Monroe, y una sensación de caos inducido por las propias autoridades que viven de administrar el miedo de sus súbditos. La intriga policial me sirve para denunciar una serie de cosas que ya suceden y que pueden ir a peor. En realidad, a pesar de que el lector la pueda percibir como una hipérbole sangrienta, Ciudad en llamas bebe del presente. Transplantation, por ejemplo, es una de las empresas más rentables de Corporaciones Unidas, y se dedica a comprar cuerpos de ejecutados para desmembrarlos y venderlos a trozos a clínicas privadas. ¿Suena eso? Ya lo hace China con sus ajusticiados, parecido negocio anda detrás de los feminicidios de Ciudad Juárez.

 

5. ¿Cuál es el próximo proyecto literario de José Luis Muñoz?

            Una novela negra ambientada en Alaska, territorio por el que he estado viajando una buena temporada, una road movie de tintes bíblicos que narrará el enfrentamiento entre dos hermanos que se persiguen por todo el territorio del Oeste americano hasta llegar a la última frontera. Brother.

Sobre pandoramgzn